fbpx
22
Mié, Sep

La batalla de Portete de Tarqui en el marco de la Independencia Nacional

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Cuando hemos dado a conocer hojas de vida, y biografías de peruanos que tuvieron reconocimientos después de la independencia, un buen número de ellos presentó evidencias de su participación en la batalla de Portete de Tarqui, entre los que se cuenta a un significativo número de piuranos, y aún, en los papeles que consultamos en las partidas de defunción de la parroquia de Sullana, quedan anotaciones de varios muertos en ese lugar, por diferentes enfermedades, cuando estaban en camino a ese escenario de combate.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda
Director del Museo Electoral y de la Democracia del Jurado Nacional de Elecciones

De igual manera al referirnos en algún momento a la biografía del Mariscal La Mar, también hemos mencionado ese episodio, cuyo desenlace aparece detallado en cada biografía de los personajes, que después de la proclamación de la independencia, consideraron que eran los que deberían regir los destinos de la patria independiente.

La batalla del Portete de Tarqui se protagonizó el 27 de febrero de 1829 en ese lugar cercano a Cuenca, Ecuador, entre tropas peruanas comandadas por José de La Mar y Agustín Gamarra, que se enfrentaron a las de la República de Colombia, comandadas por Antonio José de Sucre y Juan José Flores; de esta manera, los antiguos aliados por la independencia del Perú, se enfrentaron, como consecuencia de desencuentros que no se pudieron arreglar en el plano jurídico.

SucreBusto de Agustín Gamarra en el Panteón Nacional de los Próceres de la Independencia

En esa ocasión las tropas grancolombianas, según su interpretación, salieron victoriosas sobre la vanguardia peruana, generando fuertes pérdidas materiales y en hombres, así como de la caballería, que hizo imposible la continuación de la guerra. Tras esto, Sucre y La Mar firmaron al día siguiente, el llamado armisticio en Girón, orientado a poner fin a las hostilidades y la determinación de los límites territoriales, entre los beligerantes.

Sin embargo, hubo incumplimiento del acuerdo, generándose el reinicio de la guerra, mientras en el Perú había inestabilidad política, que temporalmente se solucionó con la deposición del general La Mar por Agustín Gamarra, en Piura, y el nuevo presidente, Agustín Gamarra, firmó finalmente la paz con la Gran Colombia, a través del Tratado de Guayaquil, el 22 de setiembre de 1829.

El 28 de julio de 1821, se proclamó la independencia nacional, mientras que en una gran parte del país, seguían dominando los realistas, terminando la guerra de la independencia, el 9 de diciembre de 1824, con la participación del ejército de la Gran Colombia, y la presencia de los generales Bolívar y Sucre en territorio peruano. Así se protagonizó a continuación un conjunto de sucesos harto conocidos, como lo de la Constitución Vitalicia, que permitiría la continuación de Simón Bolívar en el ejercicio del poder político y militar.

Tras la salida de Bolívar de territorio peruano, los gobernantes vieron como una amenaza contra el Perú, que sus dos vecinos, del norte y del sur, eran fieles bolivarianos, generándose tensiones que no podían detenerse, y que terminaron oponiendo a los antiguos aliados en la guerra por la independencia.

PorteteAntonio José de Sucre, en la pinacoteca del Centro de Estudios Histórico Militares del Perú

Como ya se dijo, al día siguiente de la batalla, los delegados de Sucre y La Mar entraron en conversaciones, teniendo en cuenta que ambos ejércitos estaban exhaustos. Se asegura que Sucre exagero el cálculo de soldados peruanos en la batalla, señalando que fueron casi 8000 efectivos, contra 4.000 de la Gran Colombia, mencionando que su ejército luchó contra uno, que numéricamente era el doble, lo que disgustó al presidente del Perú, ya que para nuestro país no fue una derrota, lo de Portete de Tarqui, fue en realidad la finalización de la guerra a través de un convenio, puesto que sería al día siguiente donde se esperaba un ataqué del ejército enemigo, ataque que no se realizó.

El general Agustín Gamarra con apoyo de otros militares de alta jerarquía, depusieron al presidente La Mar, en Piura, el 7 de junio de 1829, y lo exiliaron hacia Costa Rica. Gamarra firmó un armisticio con los gran colombianos, el 10 de julio de 1829, y se procedió a desocupar Guayaquil, que estaba en poder de los peruanos, acordándose respetar los límites de los antiguos virreinatos del Perú y de Nueva Granada..

Diario El Regional de Piura

Pristina 255