fbpx
08
Mié, Dic

José María Corbacho y Abril: Prócer de la Independencia

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. En el 2021, los hombres y mujeres de la independencia están siendo recordados más que nunca. Unos a nivel local y regional, y otros a nivel nacional, de acuerdo al protagonismo que tuvieron, en hechos significativos, en la lucha separatista del Perú, en relación con la Metrópoli española.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda
Director del Museo Electoral y de la Democracia del Jurado Nacional de Elecciones

José María Corbacho y Abril, nació en Arequipa el 14 de marzo de 1785, y falleció en Lima el 30 de octubre de 1843. Fue hijo de Antonio Sánchez-Corbacho y Santisteban, y de Escolástica Abril. Casó con María Manuela Tirado y Coronel-Zegarra. Fue poeta, magistrado y político peruano, Prócer y Fundador de la Independencia del Perú.

Estudió en el Seminario de San Jerónimo de Arequipa y en el Real Convictorio de San Carlos de Lima, siendo un fervoroso partidario de la idea de Independencia en el Perú desde que se encontraba en Arequipa, apoyando en 1814, junto a Mariano Melgar, la revolución de Mateo García Pumacahua.

Fue un destacado alumno de la Universidad de San Marcos donde estudió Derecho, a la capital virreinal viajó con el apoyo del doctor José Salazar y Baquíjano, cursando los estudios correspondientes en el Real Convictorio de San Carlos.

En Arequipa se le registra como uno de los socios fundadores de la Academia Lauretana, de la que fue docente y presidente, luego sería profesor y primer rector del Colegio Nacional de la Independencia Americana de Arequipa.

En 1832 resultó elegido senador de la República por el departamento de Arequipa, actuando también como Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores (1834). En el plano de su ejercicio jurídico, fue vocal en las Cortes Superiores de Arequipa y de Lima; llegando a presidir esta entre 1841 y 1842, también fue vocal y fiscal interino de la Corte Suprema de Justicia.

Mientras estuvo en Arequipa se reunía con Manuel José de Rivero, Mariano Melgar, y otros patriotas, con los que formó una sociedad secreta en pro de la Independencia. Como el Alto Perú estaba convulsionado por los patriotas rioplatenses, en 1813 planeó apoyar la rebelión que los hermanos Paillardelli protagonizaron en Tacna.

Cuando llegaron a Arequipa las fuerzas comandadas por el brigadier Mateo García Pumacahua, se sumó a ellas en 1814, y al año siguiente fue capturado y condenado a muerte por las autoridades realistas, sin embargo fue perdonado por el virrey José Fernando de Abascal, mientras que su amigo Mariano Melgar corrió distinta suerte.

En 1825 fue nombrado secretario de la prefectura de Arequipa. Participó en la redacción de La primavera de Arequipa o Mañanas de su Independencia, fundado para ensalzar a Simón Bolívar y a su obra emancipadora en tierras peruanas, siendo disuadido por connotados miembros de la Academia Lauretana, ganándose la animadversión de Bolívar, quien ordenó su destierro a España, llegando sólo hasta Brasil, desde donde regresó a su patria, tras la caída de Bolívar.

En 1834, durante el gobierno provisorio del general Luis José de Orbegoso fue Ministro de Relaciones Exteriores, y luego, al año siguiente, presidente del Tribunal de los Siete Jueces, y en 1836 vocal interino de la Corte Suprema.

En época de la Confederación Perú-Boliviana, volvió a Arequipa, reasumiendo su función como vocal de la Corte Superior. Tras ser disuelta la Confederación en 1839, volvió a la Corte Superior de Lima.

Sus restos reposan en el Panteón Nacional de los Próceres en Lima, por Ley Nº 10109 del 26 de diciembre de 1944.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255