22
Jue, Feb

Salida al mar de río Piura es por Laguna San Ramón, Reventazón y Mórrope, según Ing. Juan Paiva Nunura

Entrevistas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La cuenca del río Piura, se ha convertido en un tema de análisis, debate, propuesta, por profesionales que conocen poco o nada y también de quienes tienen en la memoria, el conocimiento exacto de uno de los elementos naturales que nos dan riqueza, pero que cada cierto tiempo nos trae tristeza y desolación. Para recorrer por esta realidad, dialogamos con el Ing. Juan Paiva Nunura, quien conoce a la perfección el río Piura y las subcuencas que lo alimentan.

Después de dar a conocer sobre los proyectos hidrológicos, el Ing. Paiva, precisó que la poca recurrencia de estos eventos, nadie le puso interés en gestionar adecuadamente el río Piura. Sin embargo, los ciclos cambiaron y si bien antes se hablaba de sequía del Medio y Baja Piura, resulta que eventos cíclicos llevaron el agua hasta el canal Chutuque, donde el agua no ha podido erosionar las barreras existentes.

En parte, los problemas generados son el resultado de la sedimentación a través de los tiempos. Incluso precisó haber trabajado tras el 2017, se trabajó en la parte dura o material calcáreo; solo quedaba pendiente extender el río hacia Pampas de las Salinas, donde existe una gran depresión, que almacena el agua y que lleva a la formación de la “Laguna de la Niña”

Según el Ing. Paiva Nunura, la cuenca del Piura, tiene afluentes que generan descargas y aportes que no se permiten medir adecuadamente. Para evitar que todo ese caudal avance hacia las zonas bajas, considera como técnico, almacenar el agua de algunas quebradas tributarias del Piura y reforestar la parte alta y media de la cuenca; actividades que deben ser permanentes; sin embargo, digo, que en el caso de los polders han sido descartados.

Hace 6 años, ocurrió el peor desastre del cual se tenga recuerdo en la región Piura, el río se desbordó afectando a poblaciones ribereñas de Piura, Castilla, Catacaos, Cura Mori y otros centros urbanos que forman parte de esa jurisdicción; consecuencia de ello, se aprobó la Ley de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, que integra en su estructura toda la desarticulación del sector público nacional.

Para el Ing. Paiva Nunura, quien laboró en la etapa inicial de la ARCC se requiere un ente mucho más fuerte e independiente como lo fue el Instituto Nacional de Desarrollo -INADE; sin embargo, considera que las cuencas de la región Piura, debe manejarlas el Proyecto Chira Piura, que tiene la experticia de trabajar con recursos hídricos, haber ejecutado proyectos y por lo tanto con los profesionales adecuados.

Aunque muchos hablan del río Piura o de la cuenca del Piura, pocos son los que conocen su estructura. El Ing. Paiva Nunura, la conoce y la describe con meridiana claridad, no solo refiriéndose a la parte final, sino aguas arriba. Las diversas quebradas que son tributarias del Piura, son las que le dan el cual que lo convierte de río seco en la mayor parte del año, en río caudaloso en periodos atípicos.

La salida al mar del río Piura, es la solución, pero tiene particularidades a tomar en cuenta, indica el especialista, el primer aspecto, considera que muchas veces con el caudal, las aguas del Piura, llegan a la Laguna San Ramón, donde aprovechan la etapa del post estiaje, para generar economía local; “Debido a la densidad, podría salir al mar, pero la sedimentación le ha quitado posibilidad” indica Paiva Nunura.

Sin embargo, debido a las características del caudal, el Ing. Paiva describe que al llenarse la Laguna Ramón en Virrilá o Parachique, las aguas avanzan en búsqueda de la siguiente depresión que es Reventazón, donde también es posible la salida al mar; pero cuando pese a ello, las aguas no encuentran salida avanzan hacia Mórrope, donde igualmente se extiende el río Piura formando lo que se conoce “Laguna la Niña”.

Para el Ing Paiva Nunura son 150 kilómetros que deben trabajarse, no solo para canalizar el agua, sino para almacenarla, considerando que es agua dulce y no se debe desperdiciar, indica para lanzar un aproximado de 1,000 millones de m3 de agua que se encuentra desperdigada por el desierto, sin uso positivo para proyectos de proyectos de diversa índole.

El Ing. Paiva Nunura, también nos dio cuenta de las propuestas de drenaje de la ciudad de Piura, detallando hacia donde fluyen las aguas de lluvia; según el especialista existen soluciones que deben adoptarse y con gran pragmatismo para evitar que muchas familias se ven perjudicadas.

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1