fbpx
08
Mié, Feb

El desembarco de colón y la pérdida de las autonomías en América del Sur, 1492

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. En la segunda mitad del siglo XV, los hombres de navegación siguieron incursionando más allá de los mares conocidos, sobre todo los portugueses y españoles, que avanzaron hasta regiones donde otros no se atrevían, y así fueron dejando huellas por las costas de África atlántica, mientras avanzaban, en medio del renacimiento que rompía las ataduras que limitaban el avance de la ciencia.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda
Director del Museo Electoral y de la Democracia de la DNEF del Jurado Nacional de Elecciones

El Renacimiento desde comienzos del siglo XV, se considera como ese fenómeno cultural que equivalió a retomar el universo de la antigüedad clásica, actualizándolos en ese momento, dando paso a un movimiento antropocéntrico, donde el hombre aparece como uno de los motores, que engarzado en medio de la naturaleza, volaba hacia nuevos horizontes, como si se liberara de viejas ataduras estructurales, que lo habían sometido durante la edad media.

Cristobal Colon 01

De modo, que el Humanismo, más allá de ser un movimiento intelectual del Renacimiento puede tomarse como una corriente de liberación que impulsa al hombre a convertirse en agente de su destino, y a considerar, que las verdades se obtenían por investigación, y no por revelación, Dios está presente, pero el hombre actúa, no como un ser manejable, sino, como un elemento con fuerzas propias.

Cristobal Colon o Cristóforo Columbus

La presencia de Cristóbal Colón, o Cristóforo Columbus, en España, sin lugar a dudas hizo que la humanidad cambiara de rumbo, España terminaba su lucha contra los árabes y se reunificaba con la unión de los reinos de Castilla y Aragón, era una sola nuevamente, y el reino de Portugal tenía total independencia, con respecto a la Península Ibérica, y a otros países del viejo mundo.

Así aparece Colón, más allá de la leyenda, como un hombre real, con propósitos e inquietudes definidas, tiene un plan que obedece a su experiencia, y a un gran conocimiento de otras experiencias que lo empujaron a hacer la propuesta que definió finalmente la Capitulación con los Reyes Católicos para la empresa que lo llevaría al mundo, que si bien no lleva su nombre, lo recuerda de manera permanente, y de modo muy especial, cada 12 de octubre.

Y frente a esto, bien vale recordar, que el 12 de octubre de 1992, hace 30 años, no solo Hispanoamérica, sino todo el mundo reflexionó sobre la llegada oficial de Europa a la América, decimos oficial, porque continuamente leemos sobre otras posibles llegadas anteriores, que de ser ciertas, lógicamente no tuvieron el impacto del viaje de Colón.

El impacto de la llegada al Nuevo Mundo

Cuando desde la primaria nos enteramos del descubrimiento de América, aunque a muchos no les guste el adjetivo para calificar el suceso del 12 de octubre de 1492, aparecen nombres que se graban para siempre, tales como los de Cristóbal Colón, Rodrigo de Triana, los de tres hermanos: Martín Alonso, Vicente y Francisco Yáñez Pinzón; los de las tres carabelas: La Niña, la Pinta y la Santa María, el nombre de la isla Guanahaní, y los de otros lugares y personas asociados a este suceso de impacto.

Cristobal Colon 03

Y decimos impacto en el nuevo mundo, porque los españoles, y los otros europeos que llegaron sucesivamente, fueron portadores de la cultura occidental, con ellos se acercó luego a los aborígenes y a los mestizos, el monoteísmo de los judíos, la filosofía de los griegos, y el derecho de los romanos. Esto no significa que no había religiones, conceptos y práctica del derecho, como reflexiones filosóficas en América, pero, la imposición de la cultura dominante marco el predominio que se mantiene hasta hoy, ya con un criterio de igualdad, frente a la nueva realidad que se gesta a partir de 1492.

Los imperios americanos, Azteca e Inca, y sociedades como los mayas, araucanos, Chibchas, se enteraron paulatinamente de la llegada de los europeos, no con la velocidad que ahora leemos y conocemos las noticias, indudablemente, nunca se sabrá con precisión, cuanto demoró la noticia en llegar a toda América, pero sin lugar a dudas fueron muchos años, ya que se calcula que en el Perú se tuvo conocimiento de ello, alrededor de 1525, cuando Huayna Cápac era el inca reinante.

La realidad del Nuevo Mundo y pérdida de autonomía

Nadie que es rey y señor en sus propios dominios, los va a querer perder con facilidad, y someterse a los dictados de quienes ocupan su tierra, por eso cuando se dice que la cerviz se agachó frente a los europeos que empezaron a controlar el orden social, eso no es cierto, los americanos reaccionaron de inmediato, al ver que se les cortaba libertades y poder, y se imponía un nuevo patrón cultural.

Los repartos del nuevo continente no resultan inentendibles, las ventajas que recibió España se relacionan con los dictados del papa Alejandro VI, de origen español, y uno de los famosos Borgia que registra la Historia. De ese modo, a España correspondió la mayor parte de América, y a los otros países, menos; sin embargo, la apropiación de tierras por los portugueses, por ejemplo, redujo la extensión de los dominios hispanos en el Nuevo Mundo.

Lo real es que la captura del poder por los españoles, privó de su ejercicio a los antiguos soberanos, todo el aparato político se desestructuró, y se impuso uno nuevo, donde el Rey y los virreyes estuvieron en la cima. De este modo, se armó un nuevo engranaje, donde los curacas y caciques resultaban entes intermedios del poder, mientras que los antiguos soberanos perdieron el poder político totalmente, y se exterminaba a los más poderosos, con sus ejecuciones, y precipitación de muerte, como ocurrió en Cajamarca, en 1533, con la muerte del inca Atahualpa.

Juicios polarizados

Llevamos dicho, que las reflexiones hechas en 1992, sobre lo acontecido 500 años antes, polarizaron las interpretaciones, sobre lo sucedido medio milenio atrás. Con fuertes argumentos se aseguraba que fue una invasión, que fue una guerra de conquista, que se trató de un encuentro, y, se mantenía la calificación de descubrimiento.

El historiador peruano Raúl Porras Barrenechea, había escrito muchos años antes, que “la maldad, e increíble saña, fueron crímenes del tiempo, y no de España”, para entender, más que para defender, el comportamiento de los españoles, frente a la conquista del Perú. O sea, que fue la doctrina del mercantilismo lo que llevó a los españoles a imponer a la minería como actividad económica principal, sin descartar a la agricultura, que fue la actividad principal en el Perú prehispánico.

Sobre las consecuencias de la conquista del Perú, han escrito entre otros, los historiadores José Antonio del Busto Duthurburu, Miguel Maticorena Estrada, Juan José Vega, Edmundo Guillén Guillén, Luis Guzmán Palomino, y quienes tomando al siglo XVI, como el objetivo principal de sus investigaciones, se aproximan a la verdad científica, desde la Historia como ciencia.

Estamos convencidos, que a más de 500 años del descubrimiento de América, se inició su conquista, se encontraron ambos mundos, y se sometió a los pueblos conquistados, a una nueva estructura socioeconómica, de la que surgirían sociedades mestizas en lo biológico, en el pensamiento, y en lo cultural, con el protagonismo de hombres y mujeres que en algunos casos dejarían huellas perdurables a nivel universal.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255