15
Lun, Abr

Cuatro pautas para mejorar la comunicación en niños con autismo

Salud
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP.  “The Good Doctor”, “Atypical” y “The Bing Band Theory” “son populares series que han dado mayor visibilidad y consciencia sobre el autismo. Para el Dr. Miguel Ampuero, analista internacional de comportamientos con especialidad en autismo, si bien estas producciones no reflejan los diversos casos del espectro autista, sí demuestran que si una persona con TEA recibe intervención multidisciplinaria desde temprana edad, puede lograr ser independiente y funcional en los ambientes donde interactúa.

“Si un niño a los 2 años y medio no habla, o si al año carece de habilidades socio comunicativas apropiadas para su edad, por ejemplo de contacto visual o atención conjunta se le debe hacer un diagnóstico para intervenirlo de manera temprana con terapias”, asegura Ampuero.

Advierte que un niño con TEA que no recibe terapias desarrolla comportamientos inapropiados y sus características se vuelven más severas. “La intervención establece una historia de aprendizaje en el que el niño desarrolla actividades sociativas para mejorar su calidad de vida, y así sea capaz de resolver problemas básicos y complejos, pueda interactuar con éxito, para que sea incluido de manera rápida y exitosa en la sociedad”, argumenta.

Gracias a la Fundación Telefónica, el Dr. Ampuero estuvo en Lima brindando la charla “Autismo: Intervención en comunicación y lenguaje relacionado a problemas de conducta en niños con TEA”, donde compartió con familias y educadores las estrategias y prácticas efectivas que mejoran las habilidades comunicativas de los niños con TEA.

Los interesados en conocer más sobre este tema pueden acceder a la charla gratuita que brindó en Lima, en la página de YouTube de la Fundación Telefónica Movistar.

Comunicación y problemas de conducta

Gritos, fuertes rabietas y autoagresión son algunos de los malos comportamientos característicos de los niños con autismo que pueden estar relacionados con la dificultad para comunicarse.

Así lo establece el Dr. Ampuero, quien destaca que cuando se brinda mayor intervención en la comunicación y el lenguaje se controla, se podrían disminuir los comportamientos atípicos de los niños con autismo.

Sin embargo, las familias y educadores deben conocer que existe varios sistemas de comunicación más allá de los conocidos pictogramas. “El sistema de comunicación que se elija debe permitir establecer otras conductas comunicativas, no solo lograr que el niño pida lo que quiere sino que, por ejemplo, responda preguntas, repita lo que escucha, exprese ideas sobre su entorno” explica.

Para escoger el sistema de comunicación adecuado se debe evaluar los siguientes aspectos:

1. Habilidades: “Si la persona puede hablar pero con articulación distorsionada, se debe seguir servicios de especialistas de lenguaje para mejorar la pronunciación. Pero para los niños con autismo que no existe la comunicación vocal, existen sistemas de selección y de formas”.

Señala que si bien los pictogramas son sistemas de selección donde la persona elige una o varias imágenes para expresar una idea; también se puede utilizar apps que producen un resultado vocal para expresar diversas necesidades. Se tiene por ejemplo, el sistema LAMP, proloquo to go, push to talk.

Respecto con los sistemas de formas, está el lenguaje de los signos o señas o el deletreo con los dedos y el lenguaje escrito. “Con ellos se puede desarrollar un repertorio comunicativo completo”, agrega.

“La inclusión de los padres de familia es crítica en el desarrollo de la intervención, porque ellos son los que más saben de las habilidades del niño y sus comportamientos. Deben trabajar en conjunto con los diversos especialistas”.

2. Preferencia: “Se debe tener en cuenta cuál es el sistema con que el niño se siente más cómodo con su uso o manipulación, tomando en cuenta la preferencia de la familia”.

3. Portabilidad: “El sistema de comunicación debe ser fácil de trasladar en diferentes sitios donde el niño se desarrolle y que pueda manejarlo sin dificultad en diferentes ambientes. Debe ser adaptable a diversos entornos”.

4. Entrenamiento de los oyentes: “Las personas que están alrededor o tienen contacto con el menor deben estar preparadas para recibir los mensajes que el niño con autismo comunica de manera atípica o diferente, mediante el sistema elegido.

Datos

El Dr. Miguel Ampuero se desempeña como profesor de Psicología y Análisis Aplicado del Comportamiento en la reconocida Berry College. Su Ph.D. en Educación Especial con un enfoque en Análisis de Conducta Aplicada y Autismo es de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos).

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1

Paypal1