fbpx

Piura: La desnutrición infantil y la urgencia para evitarla

Informes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La desnutriciónERP. El presidente regional de Piura Reynaldo Hilbck Guzmán dijo recientemente, en un certamen de la Mesa de Concertación de la Lucha contra la Pobreza, que si no disminuye en un 50% la desnutrición, será su fracaso. Sin pecar de apocalípticos, es improbable que este flagelo disminuya en Piura en el porcentaje que se indica; más allá de sus buenas intenciones la complejidad del problema llevaría a deducir que su fracaso está cantado.

Es necesario indicar, que el asunto trasunta todo buen deseo de la autoridad regional y de otras que se encuentran funcionalmente involucradas. Mediante la focalización e intervención que realiza el Estado se otorgan paliativos, bajo el prurito que se atiende a las poblaciones excluidas del sistema; estos paliativos o "programas sociales" se convierten en eternos y generan mayor inacción en la propia gente.

Hilbck en su alocución realizó el diagnóstico que lo ata. Habló de las instituciones que tienen funciones y competencias para sentar presencia del Estado y de la integralidad que implican las acciones de desarrollo. El ser humano, en su condición de tal, tiene necesidades básicas como son la alimentación, el vestido o la vivienda; pero igual, espera tener infraestructura y equipamiento urbano para mejorar su calidad de vida.

... "programas sociales" se convierten en eternos y generan mayor inacción en la propia gente.

La nutrición o buena alimentación se encuentra más en el lado privado, interno de las familias y lo que el Estado puede garantizar, es crear las capacidades y competencias para que los padres y madres de familia comprendan que seremos mejor preparados, si tenemos una infancia física, sicológica y espiritual equilibrada.

La nutrición se encuentra relacionada con el aspecto cultural de la población. Educación e información, son fundamentales para entender lo que es la nutrición y para saber con prolijidad que es lo que debe realizar la madre antes del parto y como debe gestionar las atenciones del neonato. La parte cultural, incide por ejemplo, en las bajas atenciones de mujeres en la etapa prenatal.

Igualmente, la calidad de vida y el bienestar de las familias se relacionan con lo económico. Una madre o un padre sin opciones laborales es vulnerable y pone en riesgo a sus menores hijos/as; la situación se hace más grave cuando alguien reside en zonas rurales o alejadas de los centros. No es casual que en el caso de Piura, sean Ayabaca y Huancabamba, las provincias con más altos índices de desnutrición.

De acuerdo a los estudios realizados por UNICEF el desarrollo cerebral es acelerado durante el embarazo y los primeros tres años; a los 36 meses, edad fundamental para el buen desarrollo del niño o niña, se quintuplica su peso, incrementa 1.95 veces su talla y su cerebro crece 3.5 veces de tamaño. El mayor riesgo se da cuando existen embarazos adolescentes.

Toda política estatal debe priorizarse en extremar las atenciones de la madre gestante y de la madre que tiene hijos o hijas recién nacidos. Todo ello debe centrarse en las zonas rurales, lugares de más alta vulnerabilidad, sobre todo por el embarazo adolescente, y la poca costumbre de hacer uso de controles prenatales.

En el Perú, la desnutrición crónica empieza a establecerse a partir del cuarto mes de edad, cuando la leche materna se hace insuficiente. A partir del sexto mes el niño debe comer papillas espesas, con una buena combinación de nutrientes y esta información es importante se provea a la madre para que lo aplique en los primeros 36 meses de vida de su menor. A partir del sexto mes la lactancia materna es insuficiente.

En el Perú, la desnutrición crónica empieza a establecerse a partir del cuarto mes de edad... . 

El órgano que más se afecta si alguien sufre de desnutrición es el cerebro; en una situación de desnutrición a partir de los 36 meses esta situación es irreversible. Además, los impactos no solo se reflejan en la baja estatura y en la formación del cerebro; sino también en lo emocional.

Lo institucional o lo estatal, debe intervenir en dotar de la infraestructura y equipamiento que se requiere para incrementar las atenciones prenatales; con establecimientos de salud sin objetivos ni metas, los avances para disminuir la desnutrición serán elementales. Los programas sociales coadyuvan, pero no lo son todo; tiene que existir una base permanente.

Igualmente, información y comunicación, son importantes para generar conocimiento en todas las mujeres en edad de procrear. Si alguien se encuentra en embarazo, debe recibir la máxima atención y la consejería familiar, que permita aplicar como debe ser la atención para el niño o niña en gestación y como debe llevarse el crecimiento de los primeros meses y primeros años.

Si el cambio y mejora en la educación es más estructural, tendrá más efectos positivos que aquellas centradas en programas para resolver un problema específico. Muchos programas cuando terminan muchas veces no dejan nada. Son las instituciones educativas las que deben integrar las necesidades de educación y evidentemente, con la crisis que tenemos en educación, los aprendizajes para la vida son insignificantes.

El presidente regional de Piura y las instituciones que conforman la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza, pueden articular acciones y llevar adelante iniciativas. A sembrar nada, vale un "granito" de acción; sin embargo, las iniciativas tienen que ser más estructurales y sostenibles e implicar a todo el aparato estatal.

El órgano que más se afecta si alguien sufre de desnutrición es el cerebro.... 

Por ahora, existe un gobierno nacional que actúa desde Lima y decide desde Lima; un gobierno regional que corre tras el gobierno nacional y de mantenerse así la intervención en zonas vulnerables, nada cambiará. En tanto, miles de niños y niñas de toda Piura e incluso el Perú, esperan políticas que les favorezcan.

Son las provincias de Huancabamba y Ayabaca las más urgidas para atención preferente; sin embargo, la zona andina de Morropón tiene la misma connotación o como podría suceder en las zonas rurales de las provincias de Paita y Ayabaca. El problema es crítico en algunas provincias pero existente en otras. 

Son los gobiernos regionales, los llamados a liderar la intervención para la disminución de la desnutrición y el Gobierno Nacional debería transferir los recursos para su uso y planificación. El centralismo en el manejo de los mismos, solamente es reiterar lo que año a año se hizo y sin resultados favorables. 

Pristina 255