fbpx

El Partido Nacionalista y su deterioro como organización política

Informes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ollanta Humala InformeERP. El Partido Nacionalista, fundado por Ollanta Humala Tasso, estaría llegando a su fin. Pierde legitimidad más rápido que despacio. En la elección para derogar la “Ley Pulpín” de los 29 congresistas que aún se mantienen en sus filas, solo 11 votaron para que se mantenga la cuestionada Ley; los demás prefirieron alinearse con los miles de jóvenes que despertaron de un largo letargo, para salir a las calles y enfrentarse a la torpeza oficial.

En la nómina de los votantes en contra de la Ley defendida por el propio Presidente, se encuentra la vicepresidenta Marisol Espinoza Cruz y 10 congresistas más. No han dado mayores explicaciones sobre esta actitud; sin embargo, se deduce cuestionamientos por la poca permeabilidad del Gobierno para escuchar voces discordantes.

Con la finalidad de defender la Ley, Ollanta Humala en todas sus presentaciones públicas destacó las presuntas bondades de la Ley de régimen laboral juvenil de Perú. Contrariamente, en las mismas calles, miles de jóvenes mostraban sus discrepancias contra la vigencia de la norma y el contenido; además, con una actitud propositiva solicitaban que se discuta integralmente toda la legislación laboral y del empleo en el Perú.

...se deduce cuestionamientos (a Ollanta) por la poca permeabilidad del Gobierno para escuchar voces discordantes.

Secundaba la poco efectiva verborrea de Ollanta; su esposa Nadine Heredia, convertida en Presidenta del Partido Nacionalista. En tanto, los congresistas gobiernistas, unos se aferraban a defender la Ley, otros se pronunciaban a favor de la derogatoria.

En la etapa del debate fue Marisol Espinoza quien deslindó con el Ministro de Economía y Finanzas, cuando se pretendió incorporar modificaciones de la Ley, vía Reglamento. Evidentemente, su posición estaba marcada. Ministro Segura, "el reglamento no puede ir por encima de la ley", sería inconstitucional; escribió en su cuenta la Vicepresidenta enterada de lo que se quería hacer con el Reglamento.

Por su parte, Daniel Abugattás no escatimó palabras para salir al frente de la cuestionada norma. Esa misma posición la mantuvo casi como un “jinete solitario”. Lo cierto, que las pocas voces a favor del Gobierno, no entendieron la realidad y los motivos de las discrepancias de los jóvenes protestantes.

En este panorama oscuro del nacionalismo; el congresista Sergio Tejada aprovechó el momento para disminuir la bancada nacionalista.Su renuncia fue justificada por la "falta de entendimiento" con su agrupación política respecto a las medidas para reactivar la economía promovidas por el Ejecutivo y de la que es parte la Ley Laboral Juvenil. Se cree que la lista de disidentes seguirá incrementándose al mismo ritmo de la pérdida de legitimidad del presidente Ollanta Humala.

Se cree que la lista de disidentes seguirá incrementándose al mismo ritmo de la pérdida de legitimidad del presidente Ollanta Humala.

Esta situación deja en la indefensión política a Ollanta Humala, quien demuestra una total ceguera para resolver los problemas políticos, de un gobierno que solo supo aliarse con los grupos y clases sociales que no confiaban en él. Este viraje, demuestra la precariedad ideológica y política del presidente de la República.

¿Qué ha pasado con el nacionalismo para llegar a esta situación?. Varios congresistas renunciantes se han encargado de indicar que “no existía democracia interna ni en el Parlamento ni en el Partido” en clara alusión al manejo vertical del Partido Nacionalista y de las decisiones de Gobierno, por parte de Nadine Heredia y de Ollanta Humala.

Evidentemente, la actual pareja presidencial, no tiene las características de la pareja Néstor y Cristina Kirchner; y en lo personal, Ollanta ha sido incapaz de asumir un rol protagónico como sucede con Evo Morales y Rafael Correa.

Se ha pretendido dar directivas desde el Partido Nacionalista y tuvieron algún éxito cuando se superó la crisis del voto de confianza a favor de Ana Jara y se sometió a una solución casi militar la elección de Ana Solórzano. Sin embargo, tras esta decisión, la crisis interna del nacionalismo se hizo más evidente.

Lo que podría haber sido una lección para reencaminar las acciones políticas, se desperdició. Al contrario, la crisis por el caso de Martín Belaúnde llevó al uso de sicosociales, mediante el rol público entregado a Daniel Urresti. Este personaje, hábil para las “cortinas de humo” contribuyó a la pauperización de la política peruana.

El panorama político, este año será diferente y por lo visto, el Partido Nacionalista, se prevé siga el camino de sus predecesores. Es decir, con una probable baja votación electoral en las elecciones generales y sin mayor representatividad en el Parlamento.

El panorama político, este año será diferente y por lo visto, el Partido Nacionalista, se prevé siga el camino de sus predecesores.

Frente a lo anecdótico de la Ley de Empleo Juvenil, se vienen algunas decisiones importantes. El primero es definir la nueva Mesa Directiva del Congreso y sobre todo la Presidencia. Todo hace indicar que las miradas se dirigen a Marisol Espinoza Cruz, quien fue vetada en el proceso anterior desde Palacio de Gobierno.

Luego de ello, se iniciará la campaña electoral y llegarán los momentos de las decisiones. El nacionalismo no tiene un líder alterno para postular con opciones en las próximas elecciones generales. Su alejamiento con los grupos de izquierda y otros aliados, les ha quitado bases sociales, que son importantes en elecciones.

El Nacionalismo, hoy es nada en el contexto político y ha llegado a esa condición por el viraje de los postulados iniciales que lo catapultaron a Ollanta Humala. El liderazgo partidario que debería haberse definido democráticamente; ha sido trasladado por “derecho de matrimonio” hacia Nadine Heredia y esa situación lleva a costos que se vienen pagando.

Como bien lo expresa el analista político Eugenio D'Medina Lora, son causas que explican el deterioro del Partido Nacionalista, "1) La decepción para sus partidarios que significó Humala al dejar La Gran Transformación primero y adoptar el modelo económico vigente; 2) La desinstitucionalización del partido al gobernar "encapsuladamente" con su círculo más cercano; 3) Alejarse de la izquierda y de quienes hicieron el PN; 4) Gobernar con su esposa y dar imagen de debilidad; 5) No fomentar nuevos liderazgos de recambio en su partido".

Pristina 255