fbpx
25
Sáb, Sep

La victoria dependió de una letra, no de varios números

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP. ¿Cómo explicar los resultados de ayer?. Primera lección: el electorado no es estúpido, y cuando baja el dedo, te puede sepultar debajo de la corteza terrestre, especialmente cuando no le cuadran las cuentas de tus gastos de campaña ("gastó un montón; quiere entrar para recuperar su plata"). Sí, sé que es verdad de Perogrullo, pero parece que varias campañas se la pasaron debajo de las axilas, y ahí están las consecuencias de tanta soberbia.

Segunda lección: dos son compañía, tres son multitud. Atomizar la oferta electoral es la mejor manera de perder una elección, pues te somete a una suerte de ruleta rusa donde el tambor está cargado 50/50, y que te perjudica si las encuestas te dan menos del 10 %. Ni hablar si tienes menos del 2 %.

Tercera lección: La juventud es poderosa gritando, pero es letal votando. Hacer una campaña donde tu demográfico mayoritario piensa y dice de una manera, pero tú no sabes utilizar su código cultural, es lo mismo que regalarle aretes a quien no tiene orejas.

Cuarta lección: La originalidad en todo el sentido de la palabra es siempre una inversión –incluyendo la monetaria- a ganador, donde el capital clave se llama: creatividad.

Ahora sí, analicemos casos puntuales: presidencia regional y alcaldía de Sullana.

Punto en común: ganaron en parte por errores o defectos de su competencia que incomodaron al electorado; la otra parte fue su propuesta, carisma y discurso.

A Reynaldo Hilbck lo favoreció Johnny Peralta, según me dijo una de mis seguidoras en Twitter, debido a que al segundo se le olvidó que la gente que vota no olvida algunos detalles.

Uno de ellos fue la contracampaña que le habría hecho al proyecto Alto Piura y los vaivenes en que se sumió por esas idas y venidas. Claro que esto fue cuando el señor era congresista, pero, como dijo mi seguidora, "Piura no olvida".

El otro factor fue haber folklorizado tanto su campaña (¿cómo és eso de votar por alguien porque es familiar de la finada edita?), y finalmente haber tenido un estilacho medio egoistón que a la gente le hizo recordar a un conocido suyo: Alan.

¡ah, pero por supuesto! Su otro talón de Aquiles fue... César Trelles.

En Sullana, como lo dije en mi comentario del martes pasado, se votó por Isaías Vásquez para que no suba Carlos Távara.

el 'target' clave fue la juventud, o sea de 18 hasta 25.

Chicos y chicas con quienes hablé me dijeron que votaban por el segundo porque tenía miedo que el primero suba, ya sea porque no les parecía coherente el discurso anti-contaminación, porque desconfiaban de su autonomía y capacidad como gobernante, y porque la caravana fue tan larga que, en vez de crear asombro, generó desconfianza.

Yes! The Money.

Costear un acto de campaña no es barato por cabeza. Mucha juventud que va al instituto y la universidad, y que sabe multiplicar, sacó su línea... y ahí están los resultados.

¿Cómo se iba a recuperar esa inversión o era simple filantropía?

¿Que si influyeron las redes sociales? No estoy seguro si jugaron a favor de quienes ganaron. De hecho, el uso que los primeros lugares hicieron de Facebook, y peor de Twitter, fue ínfimo o inexistente.

Lo que parece haber funcionado fue el boca-a-boca (radio bemba), el 'celu' o el Inbox; Recordemos que cuando entras a Facebook, Twitter, YouTube y cualquier sitio web, lo primero que la mayoría ignora es la publicidad, o la propaganda en caso electoral.

Quisiera subrayar que cada campaña tiene su propia 'personalidad', pero hay aspectos que difícilmente mutan cada cuatro años.

¿Cuáles son? Ah, ah. Desmenuzarlo requiere algo que no se usó en esta campaña: Inteligencia e investigación. Y con eso, era relativamente sencillo apostar por ese otro ingrediente llamado: inversión.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255