fbpx
18
Lun, Oct

Cuidado con los en blanco y garabateados

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP/N.Peñaherrera. Ayer fue el último día para publicar encuestas de intención de voto, de cara a las elecciones municipales y regionales del domingo que viene.

Sí, ya son este domingo, por si no te habías dado cuenta.

Al margen de quién va arriba, quién va abajo, o a quién le hacen sanguchito (plop), lo que me ha llamado la atención es la militancia de mi partido, los indecisos y las indecisas.

Según los dos estudios, la altura sobre el nivel del mar es inversamente proporcional a la cantidad de gente que votará en blanco o nulo.

Es decir, mientras en las capitales de costa la indecisión anda alrededor del 10%, en la sierra la cosa está por debajo del 5%.

¿Será la presión atmosférica? Digo, la mayor oxigenación de la sangre podría favorecer una decisión más clara frente a los candidatos... ¿o será que en la sierra hay menos candidatos, y el aire electoral no está tan enrarecido?

Ahí se las dejo de tarea. Sigamos.

Donde la cosa parece andar no tan bien aspectada que digamos es en las candidaturas regionales. Los blancos y nulos podrían estar alrededor del 15%, leyendo los dos estudios que ayer se publicaron por acá.

Encima, nos iríamos a segunda vuelta. ¿socorro?

esta proporción de indecisos e indecisas por encima del 10% no es una buena señal para todas las campañas sin excepción, pues revela que sus mensajes y propuestas no han calado tanto como planeaban, no importa con qué disparate marketero me salgan ahora.

De hecho, en lo personal, no me queda claro por qué tengo que votar: si la mejor propuesta, el mejor floro, o el mejor 'cover' sanjuanero-ahuaynado-no-tan-estilizado de campaña.

Si es por contaminación sonora, no votaría por ninguno porque todas estas mañanas, el ruido de los parlantes en mi calle ha sido estresante, estridente y estúpido (en serio, ¿quién les escribe la música?).

Dicho sea de paso, no dicen ni michi.

Entonces, ha llegado el momento en que las campañas se afiancen en algo que no han ejecutado mucho durante estas semanas: mostrarnos y explicarnos sus propuestas con más detenimiento, evitando salir con eso de que me dicen, que se dice, que comentan, que no eres igual, que estás peor... y es que a veces me parece un poco extraño... ¿a ti no?

De cualquier modo, los candidazos y las candidazas tienen hasta el jueves para evitar que ese respetable grupo de gente que podría no votar o garabatear en la cédula entienda que hay razones de esperanza –al menos- con alguna de sus opciones, pero apelando a la racionalidad, no a la cumbia atosigante.

Entonces, esperamos que nos sorprendan en estos cuatro días, porque si salen con más de lo mismo, ese grueso indeciso podría darles un puntapié que no se los quitará ni el Jurado, ni la OEA... ni la Liga de la Justicia.

Mientras tanto, quien planee jugar al triqui en su cédula de sufragio, puede hacerlo sin remordimiento. El voto, o no-voto, es secreto.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255