fbpx
29
Dom, May

Vicente Morales Duárez, precursor de la inclusión social

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La historia de la independencia en el Perú, es la suma de hechos individuales y sociales asociados a la separación política del Perú de la metrópoli española, hay un conjunto de personajes conocidos y popularizados, y otros, que mereciendo ser popularizados, solamente son conocidos a través de las élites intelectuales que saben sobre su accionar, y los difunden en publicaciones estrictamente especializadas.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda
Director del Museo Electoral y de la Democracia del Jurado Nacional de Elecciones

Los hombres y mujeres de la independencia del Perú, han obrado desde diferentes campos, unos a través de las ideas, otros a través de la acción de las armas, otros con contribuciones económicas, y de diferentes maneras, entregando la vida y la libertad muchas veces, por la causa de la independencia.

Uno de los nombres más mencionados en el tema de la independencia, y del inicio de la democracia representativa en el Perú, es Vicente Morales Duárez, un limeño que dejó una huella profunda en el campo jurídico, y es el Patrono del Colegio de Abogados de Lima, espacio donde se expone su retrato.

Morales Duárez nació en Lima el 24 de enero de 1755, hijo de Vicente Antonio Morales y Santisteban, y de María Mercedes Duárez y Anzúrez. Estudió en el Seminario Santo Toribio y en el Convictorio de San Carlos, del que sería maestro y en el que completó su formación jurídica.

Constitucion Cadiz 01Vicente Morales Duárez, participó en la elaboración de esta Carta Magna

Fue imposible para un hombre de ideas avanzadas como él, no pertenecer a la Sociedad Amantes del País fundada por José Baquíjano y Carrillo, cuyo órgano de difusión, el Mercurio Peruano, llevaba el mensaje de patria a todos sus lectores, no dejándose un espacio en el virreinato, donde no llegara esta publicación..

Se sabe que fue asesor de los virreyes Francisco Gil de Taboada y Ambrosio O’Higgins, en asuntos administrativos. O’Higgins, lo recomendó ante el Rey para presidir una audiencia real, en caso de vacancia, viajando a España en enero de 1810, cuando ya los ánimos en el sur de continente, se manifestaban por la independencia.

Establecido en España, se le nombró alcalde de corte de la Real Audiencia de Lima, pero al poco tiempo fue elegido diputado a Cortes de Cádiz, en las que fue primero Vicepresidente, y después Presidente, en 1812. En esa jornada conformó la comisión de Constitución, llevando a cabo un trabajo que permite ubicarlo como un pionero de la inclusión social, tras abogar por la igualdad de peninsulares y criollos, asimismo por la representación de americanos en el gobierno central; y, manifestando un pensamiento de igualdad, se preocupó por mejorar de la condición de nativos americanos.

Poco después de Jurada la Constitución, fue elegido Presidente de las Cortes, el 24 de marzo de 1812. A los pocos días sufrió un ataque de apoplejía, y falleció el 1 de abril de 1812. Se le enterró con honores de Infante de España, atendiendo a su categoría.

1812, es el año clave asociado a la práctica de la democracia en el Perú, sin embargo el fortalecimiento de la democracia siguió un camino lento, con algunas situaciones divorciadas del propósito de los hombres de la emancipación, que habían considerado a los indígenas y a los analfabetos, a quienes se les negaría la ciudadanía en la República.

Al parecer, la continuidad de la sociedad estamental, impidió que los postulados de Morales Duárez, se tomaran en cuenta en la República. Solo gradualmente se fue haciendo concesiones de ciudadanía, que se continuaron sobre todo, a fines del siglo XIX, y a lo largo del siglo XX. El camino fortalecido en democracia continuó en el siglo XXI, apuntándose a vivir en un mundo democrático, en compromiso con el esfuerzo de organismos e instituciones, estatales y privados.

La Constitución de Cádiz de 1812, estableció el derecho de sufragio para los americanos. Esa Constitución fue jurada solemnemente en Lima, y en casi todo el territorio virreinal, tomándose como base para la Constitución de 1823; en Piura se juró a fines de diciembre de 1812, estableciéndose los cabildos constitucionales o mixtos, con representantes de las mayorías y minorías.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255