21
Mar, May

Aportes a la historia del periodismo piurano

Miguel Godos Curay
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Desde que con un equívoco y extraviado criterio se eliminó de cuajo el curso de Historia del Periodismo se despojó de memoria a los jóvenes estudiantes de Comunicación Social. Hoy la mayor parte de ellos desconoce -con ignorancia sospechosa- el origen de la imprenta en occidente (1440) y el propio Perú (1580) gracias a la aventura del impresor italiano Antonio Ricardo.

Por. Lic. Miguel Godos Curay
Periodista y docente universitario

Desconocen, la historia local, ignoran que El Tiempo apareció el 3 de marzo de 1916, hace 107 años, fundado por el doctor Luis Carranza. La Industria, el segundo diario del siglo XX fue iniciativa de don Miguel Cerro y fue voceado en las calles de Piura el 17 de abril de 1918, hace 105 años. A la casa de mis abuelos en Paita llegaba puntualmente por suscripción. Mi abuelo José celebraba que le pudiese leer de un tirón los titulares de la primera plana. Dirigía La Industria el notario-periodista don Víctor Sánchez Condemarín. Al frente de La Industria estuvo más de veinte años don Néstor Samuel Martos Garrido ilustre maestro y periodista huancabambino. Padre de Marco Martos Carrera, Presidente de la Academia Peruana de la Lengua y uno de los mejores poetas del Perú. El nuevo edificio de la Facultad de Ciencias Sociales y Educación de la UNP perenniza su nombre con gratitud.

Al frente de La Industria estuvo también Elmer Núñez Reaño posteriormente fue corresponsal de La Prensa. Contertulios en las rotondas del Puente Viejo eran reconocidas plumas: Carlos Robles Rázuri, Jorge Moscol Urbina, José H Estrada Morales, Leoncio Dedios Zapata. El río siempre fue un personaje de acontecimientos memorables. Refrescarse en el puente era un rito de la tarde.

Correo, el diario más joven apareció el 18 de septiembre de 1962. Al frente de la Dirección de Correo emprendimos novedosas prácticas de periodismo tras el salto de la composición en caliente con crisoles de plomo hirviente al moderno sistema offset con la corrección en pantalla, redacción silenciosa sin el tecleo de las viejas Remington y el ejercicio de todos los géneros periodísticos hoy olvidados por la premura y desconocimiento del pasado. La entrevista, el reportaje, la crónica, el editorial y los artículos con cuidado y cultivo del estilo propio. Correo acogió a jóvenes egresados de la universidad. Posteriormente dio el salto tecnológico El Tiempo. La capacidad instalada le permitió lanzar La Hora, un diario dirigido al sector popular con mucha acogida y con mayor tiraje que El Tiempo diario serio, en su momento, el favorito por su página de sociales sobre el acontecer gentil y burgués de la ciudad. Los datos menudos, dignos de colección, nos remiten a un pasado de una Piura próspera y algodonera. Hoy ya no existe Textil Piura y los rincones favoritos para tomar té, limonada y galletas de las señoritas Calle desapareció para siempre.

Fueron directores de Correo Gonzalo Añí Castillo, Rafael vega García, Juan Zúñiga Sañudo, Carlos Manrique León, Renán Estrada Távara, Freddy Viveros Valverde, Miguel Godos Curay, Teddy Montufar Abad, Rolando Rodrich Sarango y Renato Sandoval Gonzáles. Tras la compra de Epensa por el Grupo El Comercio. Hoy Correo tiene una sola dirección en Lima y es un simple portafolio de sus nuevos propietarios. Sus tirajes se han reducido ostensiblemente. La nueva planta inaugurada en la Zona Industrial ya no existe. Ni la rotativa Goss con la que emprendió el salto tecnológico al offset. Correo en su momento acogió a jóvenes egresados de la universidad. Posteriormente dio el salto tecnológico El Tiempo.

El periodismo en Piura tiene larga data. Una audacia editorial provinciana fue El Norte aparecido el 2 de octubre de 1950 en Sullana bajo la dirección de Reynaldo Moya Espinoza. Entre 1828-1829 apareció El Botafuego periódico de campaña y propaganda a favor de don José de La Mar (1778-1830).Memorable periodista fue en Paita Francisco Valdez editor de La Igualdad, informativo de la tarde, aparecido en 1902 y mantuvo su existencia durante 40 años. En los tiempos de escasez de avisos y escasez de papel los lectores repetían con sorna: “Igual da que salga, como igual da que no salga”. Un diario sin anuncios languidece económicamente. La publicidad es el soporte económico de cualquier empresa periodística. Hoy óbitos y exequias se hacen por internet. Los diarios disminuyen páginas pero suben el precio. Los tirajes disminuyen y los periodistas cachuelean. Las redacciones silenciosas son territorios fantasmales.

Piura en el alma del periodismo peruano 

Pocos conocen que Piura es un hito en la historia del periodismo peruano. Vargas Llosa, nuestro Premio Nobel debutó en las páginas de La Industria siendo estudiante del Colegio San Miguel. Piura es cuna de los Carnero-Checa que nacieron con la tinta en la sangre. Genaro fundó en 1950 la Federación de Periodistas del Perú. Luis se consagró a la literatura, Laureano, al periodismo y cultivo de la crónica parlamentaria que para él era como dar cuenta de un match verbal en el Congreso. Laureano fundó el Círculo de Periodistas Parlamentarios del Perú, el 20 de diciembre de 1980. Miceno, también incursionó en el periodismo y la literatura. Según recuerda Laureano, fue por iniciativa de Eudocio Ravines dueño de una prédica “sugestiva y embriagadora” que un juvenil Miceno, con sólo 17 años, fundó y creó la célula comunista de Piura en 1933. Desde entonces por su precoz identidad política los piuranos le llamaban Micenoff. Lo acompañaron en la incierta aventura los hermanos Loayza Celi y Sinforoso Benites más tarde en las filas del Partido Socialista de Luciano Castillo. Fue gran líder del campesinado piurano. En aquel entonces recuerda Laureano, “hablar de comunismo en Piura era como mentar al diablo”.

La radio ha estado presente siempre en la vida de Piura. La primera radioemisora de la que se tiene noticia fue Radio Piura, aparecida en 1944. Una de creciente popularidad fue Radio San Miguel conducida por Carlos Trelles Salazar con cables y magnetófono en mano cubría acontecimientos y despertaba a Piura con un sonoro: ¡Levántese o lo levanta Tarzán! Y reproducía el conocido grito del hombre mono. San Miguel emitía también la programación grabada de RPP.

Otras emisoras en el aire fueron Radio Grau cuya voz característica era doña Therencia Girón; Radio Progreso, Radio Sudamericana, Radio San Francisco, Radio Vecinal de Juan Guerra Cruz. Cutivalú iniciativa de Intelta tiene 34 años en el aire. Tratándose de una radio educativa subsiste con aporte de la cooperación y un ínfimo porcentaje de publicidad comercial. La mayor parte de los artífices de la radiodifusión en Piura han fallecido. En televisión América Televisión y Panamericana aún se mantienen en pie. La televisión por cable es un malabar de la publicidad que dejó de aparecer en los diarios. Desde adefesieros expertos en amarres de amor, chamanes de Huancabamba y Salas, pitonisas callejeras lanzan sin cuidado sus avisos. Su mayor negocio es la próstata inflamada y la impotencia.

Ausencia de canillitas y crisis del papel 

El pasado domingo para acompañar la patasca del Café Central tuvimos que caminar varias cuadras para comprar los diarios locales. La mayor parte de los puestos permanecen cerrados. Ya no existen los canillitas voceadores de las últimas noticias. Hoy el periodismo impreso enfrente una dura crisis. La producción de papel se deprime. Según los reportes de las productoras de pulpa para la elaboración de papel de Chile, principal proveedor. Han aumentado los incendios forestales. Si en los años 70 se registraban un promedio de 900 incendios forestales anuales, hoy esa cifra se estima en cinco mil. A ello se suman los escándalos financieros que comprometen hasta un yerno de Pinochet por el desvío de subsidios estatales a productores de papel higiénico y otros papeles de uso doméstico altamente rentables.

La crisis del papel periódico afecta también a papeleras de Canadá a consecuencia de siniestros forestales muchos de ellos provocados, huelgas y trabas arancelarias impuestas en algunos países latinoamericanos, denunció Howard Hart, presidente de la Canadian Pulp and Paper Association, en la reunión anual de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). En este escenario de incertidumbre los tirajes de los principales diarios se reducen al igual que los anuncios publicitarios, sangre económica y financiera, de los diarios. La mayor parte de los redactores recurre a otras formas deshonestas de ingresos. Y los anunciadores recurren en estampida a internet.

Los jóvenes periodistas sin criterio creen que su negocio es la creación de fake-news. El ataque artero y el desprecio a la ética. Preocupante resulta el olvido de los géneros periodísticos tradicionales. El reportaje, la entrevista, la crónica, el ensayo y los artículos de opinión son escasos en los diarios impresos y en las redes se escribe poco y mal. A contrapelo la buena lectura no es una práctica cotidiana entre los jóvenes periodistas.

Son pocos los que leen y escriben bien 

Son pocos los que leen. La mayor parte recurre a copiar y pegar sin digerir los contenidos. En consecuencia escriben mal. La sintaxis y la ortografía son un indicador del poco cultivo de la profesión. La tecnología del ordenador es una válvula de escape para las responsabilidades profesionales de un periodismo competente. Existen, como rareza, jóvenes talentosos pero son escasos y necesitan hacer enormes esfuerzos para sobrevivir. Hace algunas semanas un concurso de ensayo sobre el rol y desafíos de la universidad, convocado por la Universidad de Trujillo a nivel nacional, fue declarado desierto por ausencia de participantes.

No existe tampoco la investigación y la indagación, la disciplina de la verificación hoy tan ausente en las redacciones de algunos diarios. Las fuentes no se trabajan como ayer. El facilismo abrumador es sorprendente. La tecnología de hoy permite obtener deslumbrantes registros fotográficos con un dispositivo celular de buena memoria. Sin embargo, no se cultiva ni se educa la pupila para elaborar un documentado despacho informativo. El ejercicio del periodismo no sólo es un oficio apasionado y apasionante. También es una profesión que requiere el ejercicio ético cotidiano al servicio de la verdad de modo insobornable. Pese a que las tecnologías digitales diluyen las fronteras entre emisores y receptores interactúan libremente en las redes sociales. La responsabilidad ética del periodista es y será siempre una exigencia puntual. Muchos periodistas no asumen aún que imágenes y contenidos publicados en las redes representan ideas, pensamientos y sentimientos que comunican con ser vistas. Muchas de las imágenes son manipuladas con el propósito de exacerbar conflictos y generar inciertas corrientes de opinión. Hoy lo visual afecta y condiciona el conocimiento y la comunicación. Las mentiras se deslizan impunemente.

La fácil accesibilidad de las redes sociales permite ocultar perversamente la identidad de los fabricantes y divulgadores de noticias falsas, “fake-news”, o de contenidos denigrantes de la vida íntima y personal. Otros construyen tragedias a partir de miserias humanas salpicadas de exageración. Otros añaden atributos a quien no los tiene con el propósito de obtener dinero. No se excluyen la venta de sebo de culebra para todos los males o anunciar cataplasmas portentosos, elíxires, tónicos y fórmulas para lo que la ciencia no puede curar. La televisión por cable, emisoras de radio e internet están sitiados por estos traficantes de la salud humana. El común denominador la ignorancia colectiva.

Pese a la pérdida de lectores. Los diarios son el antídoto perfecto para el aburrimiento y el alzheimer. La gente resuelve crucigramas, sudokus, pupiletras y otros entretenimientos para ejercitar su memoria. Hay quienes buscan información deportiva y avisos de ofertas laborales. Unos prefieren las ediciones virtuales gratuitas porque no se pagan. Hoy la mayor parte de los diarios digitales exige el pago por sus servicios. Los titulares son gratis. Los contenidos exigen suscripción a precio módico. La misma modalidad se emplea en diarios del continente o de Europa. El aprendizaje de idiomas alienta el interés por ediciones populares en inglés, portugués o francés. Los internautas buscan ediciones internacionales para informarse sobre los que pasa en el mundo. El sólo esperar en días pasados, al filo de la madrugada, el anuncio del Nobel de Literatura en vivo y en directo permitió constatar que los madrugadores en busca de la noticia no son pocos.

La progería de las profesones 

La tecnología ha provocado la progeria de todas las profesiones. Las reglas de cálculo empleadas en ingeniería son piezas de museo. Los diagnósticos clínicos de muchos médicos son una diestra tarea de las auxiliares de los consultorios concurridos que acaban prescribiendo y aconsejando mejor que el doctor. Hasta los brujos de Huancabamba son atrapados sutilmente por la modernidad. Un reportaje a reconocidos chamanes de Huancaabamba, demuestra, que en los rituales brujeriles las influencias mediáticas hacen lo propio. “Así te voy levantando mi Rambo”, “Mi Barbie tienes a tu buen amado a tus pies”, “que el gran Pablito Escobar te guíe y te abra caminos”. Sin duda, los caminos de Escobar son los de la cocaína y hacen patentes el infortunio de la tradición popular.

El periodismo no está lejos de las relaciones públicas pero sí muy distante de la mermelada. La información pagada o condicionada por regalos y prebendas. Sin recato y moralidad muchos aparecen en planillas de instituciones públicas. Son parte de esa práctica tantas veces recusada de la corrupción. Lo que ante se pagaba en avisos impresos en las páginas de los diarios se va al bolsillo de quienes merodean en instituciones públicas y privadas al mejor postor. Sin duda, el negocio redondo es la cosmética de la información, la lesión a la verdad y la mentira en todas sus formas sembrando dudas, ocultando la verdad, la felonía o falsa lealtad, la intimidación o amenaza de ablandamiento, la contumacia o persistencia en el error, la tergiversación o interpretación torcida de las cosas, el engaño o mentira patológica. El falso juramento y las lesiones al honor ya tipificadas en el Código penal: Injuria, Artículo 130; Calumnia, Artículo 131; Difamación, Artículo 132.

Esta crónica tiene mucho de recuento en la memoria. Y mucho de recado al corazón y a la conciencia. Es posible, pocos la lean, los practicantes del web-veo se agotan con cinco líneas de lectura. Los otros, los que profundizan, buscan y distinguen los puntos de vista y los hechos expuestos enriquecen con libertad su opinión personal. Balmes, distinguía con claridad tres tipos de voluntad. La voluntad firme, la enérgica y la impetuosa. El ímpetu es un acceso de pasión transitorio y efímero. La energía es una pasión fuerte sostenida hasta agotar su combustible durante algún tiempo. La voluntad firme es una pasión constante y reflexión pura con una dirección fija plena de sentido. Abriga un fuego concentrado y comprimido, con una mirada encendida y certera como una flecha que da en el blanco. Las ideas claras, vivas, fijas y poderosas se convierten entonces en la luz que señala los caminos y arrastra con su ejemplo. “Los dedos de los pies son dedos de la mano que han renunciado a su pasado” anota Tagore.

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1

Paypal1