Exministro Pastor fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

aurelio pastorLima. A cuatro años y seis meses de prisión, sujeta a reglas de conducta, fue sentenciado hoy el exministro de Justicia del régimen aprista, Aurelio Pastor, por el delito de tráfico de influencias, en el caso de la alcaldesa de Tocache, Corina de la Cruz.

En su sentencia, el titular del Primer Juzgado Unipersonal de Lima, Jorge Barreto, también dispuso el impedimento de salida del país de Pastor, al hallarlo responsable del citado delito, y además le impuso la inhabilitación para ejercer un cargo público mientras dure su condena.

A Pastor Valdivieso se le acusó de haber simulado influencias ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) y una fiscalía suprema para favorecer a la burgomaestre de Tocache, quien en el año 2012 afrontaba un pedido de vacancia y un juicio por difamación.

Según la sentencia, que deberá hacerse efectiva cuando sea ratificada por una instancia superior, el exministro aprista también deberá pagar 100,000 soles por concepto de reparación civil a favor del Estado Peruano.

El magistrado adoptó esta medida al tomar en cuenta el contenido de los audios presentados por la alcaldesa de Tocache sobre conversaciones que en 2012 mantuvo con Pastor, en las cuales este le solicitó 60,000 soles para hacer uso de las influencias que decía tener en dichas instituciones.

Barreto, en ese sentido, determinó que en dichas conversaciones Pastor cometió "actos de demostración de influencia simulada", con el fin de convencer a la alcaldesa de Tocache para hacer efectivo el mencionado pago.

Además, el juez consideró que estos diálogos no son usuales entre clientes y abogados; y más bien rechazó el argumento de Aurelio Pastor, quien alegó en su defensa ser víctima de una celada y una trampa por parte de la burgomaestre, quien grabó las conversaciones.

En su resolución, el magistrado también resaltó la uniformidad en las declaraciones de Corina de la Cruz a lo largo del proceso, y las declaraciones del entonces presidente del JNE, Hugo Sivina; y del fiscal supremo, Pablos Sánchez, quienes aseguraron no ser amigos de Aurelio Pastor.

Al término de la lectura de sentencia, la fiscal Jenny Quispe, asignada al caso; mostró su conformidad con el veredicto, así como el procurador anticorrupción, Christian Salas.

La defensa de Pastor Valdivieso, por medio de su abogado, Julio Rodríguez, interpuso un recurso de nulidad, con el fin de que este fallo sea revisado por la Sala Penal de Apelaciones y se emita un veredicto definitivo.(Andina)

Pristina 255