fbpx
07
Dom, Ago

Dueño de cabina de internet es denunciado por tocamientos indebidos a menor en Sullana

Sullana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Un sexagenario, propietario de una cabina de internet en la ciudad de Sullana, fue acusado de tocamientos indebidos a una menor, aprovechando que no había nadie que observara su proceder. Se trata de William Octavio Vásquez Gutiérrez (61) quien es propietario de una cabina ubicada en Av. Alejandro Dioses Mz. K Lt. 20 del sector 15 de Abril de esta ciudad.

La menor de iniciales W.Z.A. (11), concurrió a la dependencia judicial acompañada de su madre María Hermelinda A.R. para sentar la denuncia de los tocamientos indebidos, los cuales se realizaron el 27 de mayo en horas de la noche, cuando la menor concurrió hacia la cabina para realizar un trabajo escolar, sin presagiar que sería víctima del indicado sujeto.

Según indica, la menor regresó a su vivienda por más dinero porque se le había agotado el crédito del Internet; después de ello, y al percatarse la madre que su hija tardaba en retornar, decide ir a recogerla; sin embargo, al llegar al lugar la menor sale corriendo sin explicar las razones de su premura. Recién el día domingo por la noche, le cuenta la verdad, cuando al ser enviada a comprar pañales en el mismo establecimiento ella se niega y le expresa lo acontecido.

La niña le contó que el dueño de las cabinas, William Vásquez le había realizado tocamientos, primero en su pecho para luego hacerlo en sus piernas y partes íntimas. De igual manera, el sujeto llevó la mano de la niña para que toque sus genitales, situación que al conocer la madre de familia concurrió a la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa para presentar la denuncia respectiva y se realicen las investigaciones del caso.

Con la denuncia respectiva y debido a la gravedad la Policía procedió a detener al sujeto, quien es un ex oficial del Ejército Peruano y tenía antecedentes por este tipo de conductas e incluso se presume que en la cabina de internet que patrocina tendría videos pornográficos.

Pristina 255