20
Sáb, Abr

Reverenda Madre María Nicola Wilkinson Murphy, una vida dedicada a la oración en Sechura

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Existen personas dedicadas a construir religiosidad y dedicarse por entero a la oración, trasladándose desde su lugar de nacimiento llegando a comunidades donde la población las recibe como suyas. Es el caso de la Reverenda Madre María Nicola Wilkinson Murphy, quien tras 44 años dejará el Monasterio “Sagrado Corazón de Jesús” De las Madres Benedictinas para trasladarse a la Casa Madre o casa Mayor de la Congregación.

Nació el 10 de Diciembre de 1939 en Inglaterra, fue hija única; pese a ello, su vocación siempre estuvo centrada en la religiosa ingresando a la congregación a los 16 años de edad. Cuando estaba en la Comunidad de Roinston la Madre General pregunto quien quería venir al Perú porque se haría un nuevo monasterio, ella sin pensarlo dos veces ti “Yo me voy a Perú”. Ha sido Priora desde 1975 hasta ahora con algunos intervalos según sus normas internas.

Respecto al Monasterio, se debe tener en cuenta que el 13 de agosto de ese año llegaron las primeras madres; el 19 pisó tierra peruana, siendo recibidas con gran afecto en la ciudad de Lima por monseñor Erasmo. Ella ejerció los cargos encomendados de la comunidad con mucho amor y valentía, superando dificultades propias en la construcción del Monasterio.

El 11 de noviembre, fue la bendición de la primera piedra del monasterio y allí M. Nicola participaba activamente con el reciente comité formado. El 27 de Noviembre de 1985 fue nombrada priora y Maestra de Novicias del Monasterio Sagrado Corazón de Jesús.

Entrevistada por este medio, indicó que su cambio es la "voluntad de Dios" le pide al pueblo de Sechura que "Que no estemos tristes, y que recemos por La Paz".al realizar una remembranza de su llegada a esta localidad y precisó que "desee muy pequeña quizá ser religiosa porque tenía una tía hermana de su papá que era monja"

Ella es una de las fundadoras de este Monasterio, hecho que ocurrió en 1979. Su misión principal es orar mucho por la intersección de su madre fundadora de la congregación María Adele Garnier a quien se le asume gran cantidad de bendiciones de sanación de muchas enfermedades de la población y quienes conocen la obra saben que es posible milagros frente a una dificultad humanamente imposible de resolver.

La Reverenda Madre María Nicola Wilkinson Murphy, se siente sechurana y aunque su habla es una mezcla de sus orígenes con las actuales, no ha sido óbice para fomentar la oración y vida espiritual en el Monasterio- Se siente arraigada y parte del terruño en el cual vivió 44 años y su frase “Soy más sechurana que la caballa, está en mi sangre, en mi corazón” sintetiza su identidad con las antiguas y nuevas generaciones de la localidad.

Tiene 83 años de edad y una salud que se mantiene, ha superado dificultades y ha mantenido siempre su predisposición para entender las demandas espirituales de la Comunidad, ella es una de las fundadoras del Monasterio y por lo tanto, en su haber se encuentra la memoria viviente de casos y hechos que le permitieron sentir la importancia y valía de su permanencia en Sechura.

Han transcurrido 44 años desde que llegó a Sechura y sigue activa en su vida de claustro contemplativa; sabe cuanto de importante es la oración y la vida espiritual y es una forma de vida que cultivó siempre y que se extendió desde su labor en el Monasterio “Sagrado Corazón de Jesús” De las Madres Benedictinas. La Reverenda Madre María Nicola Wilkinson Murphy, se encuentra en el corazón de sechuranos y sechuranas.

La noticia que a sus 83 años irá hacia Inglaterra a la Casa Mayor ha creado un sentimiento de añoranza para quienes han compartido con ella y sobre todo de la feligresía. Recibirá como merece un homenaje por el inmenso trabajo espiritual realizado y de proyección social en los 44 años que estuvo en la ciudad de Sechura; sin duda, una labor encomiable que perennizará su nombre y misión en esta localidad.

El pueblo de Sechura, solo tiene palabras de agradecimiento para Reverenda Madre María Nicola Wilkinson Murphy después de cumplir su estancia prolongada en esta ciudad, donde las oraciones permitieron sanar muchas espíritus, dar nueva oportunidad a los urgidos y sembrar mucho amor en sechuranos y sechuranas. 

Diario El Regional de Piura

 

Publicidad Aral1

Paypal1