Joven talento de Beca 18 exporta café premium del Vraem a Italia y Australia

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Cuando Brichman Roca recibió la llamada del alcalde de Anco, su pueblo natal en Ayacucho, algo muy dentro de él lo predispuso para el inicio de algo grandioso. Y en cuanto el funcionario le dijo que necesitaban su ayuda para sacar los lotes de café y cacao de los productores locales, lo confirmó. Había llegado el momento para el que se había preparado desde hace tres años, cuando ganara una de las vacantes de Beca 18 e inició sus estudios de Negocios Internacionales en el Instituto ADEX.

El alcalde me dijo que necesitaban buscar los mejores postores y sacar los productos a buen precio. Sin intermediarios. También quería que vaya a capacitar a los productores locales y explicarles cómo funcionaba todo. Era algo que no podía rechazar. Era ayudar a la gente con la que había crecido, incluyendo a mis papás”, recuerda.

Sin dudarlo, Brichman se reunió al día siguiente con el alcalde, pese a que la cita implicaba que se perdiera su ceremonia de graduación. Mientras regresaba a Anco, recordó su infancia junto a sus nueve hermanos, ayudando en la cosecha y el procesamiento del café. “Las clases empezaban en marzo, pero nosotros a veces íbamos a fines de abril o mayo porque teníamos que ayudar. Luego nos nivelábamos”, comenta.

Joven talento realiza exportaciones de caféJoven talento realiza exportaciones de café

Como ocurre en muchos hogares de la región, integrante del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), el trabajo duro de la familia no siempre alcanzaba para los gastos básicos. A veces, por ejemplo, no podían comprar útiles escolares para todos los hermanos o los acreedores iban a reclamarle voz en cuello a sus padres los pagos atrasados.

Decidido a colaborar para que otras familias de Anco no afronten las dificultades por las que pasó la suya, luego de reunirse con el alcalde y el ingeniero a cargo del proyecto, Brichman empezó su trabajo de articulación. Para entonces, el precio local del café era de S/4,50 a S/5 por kilo. Gracias a la gestión de Brichman, la comunidad logró vender a comerciantes y clientes en Lima 17 toneladas a S/7,20 el kg. En cuanto al café premium, este talentoso muchacho logró concretar dos envíos: 220 kilos hacia Australia y 300 kilos hacia Italia, a US$6 por kg.

En el caso del cacao, el precio local antes de la llegada de Brichman era de S/6 a S/6,50 el kg. Con su labor, Anco logró vender 50 toneladas, también a clientes limeños, a S/9 el kg.

Lo que más me llenó de orgullo fueron las capacitaciones. Reunieron a todos los productores de cacao y café, que eran personas que conocía, mis vecinos. También mi papá estuvo ahí. Yo les expliqué el proceso, cómo se gestionan las muestras, cuánto demora, cómo tratar al cliente. Los capacité. Mi papá me dijo que estaba muy orgulloso de mí y que sigamos adelante porque tenía mucho más para dar. A la semana siguiente era su cumpleaños y él no podía estar más feliz”, cuenta.

Para este 2019, tanto Anco como Brichman se han trazado metas ambiciosas. Gracias a contactos logrados durante el último Expocafé, prevén comercializar 40 toneladas de café de exportación a US$3 por kilo. Sus planes para el café premium incluyen mantener a los compradores en los dos países donde ya ingresaron, e incluir a dos naciones más a lo largo del año. Y en el caso del cacao, la meta es duplicar las ventas en Lima, alcanzando las 100 toneladas.

Cabe precisar que, a la fecha, el trabajo constante de Brichman con 11 asociaciones de Ayacucho, Junín, Cusco y Cajamarca ha permitido que más de 300 familias del Vraem accedan a mejores precios para sus productos.

Krix: el snack de quinua, chía y maíz

Además de su trabajo con los productores de café y cacao del Vraem, Brichman desarrolló junto a compañeros del Instituto ADEX un snack en base a quinua, chía y maíz, el cual ya se encuentra disponible en el mercado: Krix.

Nos tomó casi un año dar con la fórmula porque el sabor no resultaba como esperábamos. Algunos nos desanimaban, pero nosotros le teníamos fe al producto y seguimos intentando. Una de las razones para no renunciar era que cada miembro del grupo llevaba un ingrediente de su zona. Yo soy de Ayacucho, otro es de Áncash, otro de Cajamarca, así que cada quien aportaba ya sea chía, quinua o maíz”, explica.

El más reciente lote producido de Krix alcanzó las 8.500 unidades. Sus creadores esperan que, a mediano plazo, el snack llegue a los principales mercados nacionales y abra el camino para tres líneas más de piqueos en base a alimentos andinos.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255

Juan Manuel propaganda