fbpx
22
Vie, Oct

Los exabruptos políticos del actual premier Guido Bellido Ugarte

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El premier de la República, Guido Bellido Ugarte, ha pasado de ser un personaje gracioso mediante el uso sarcástico del quechua, a convertirse en un personaje que, es probable, no entienda el rol que cumple en el gobierno de Pedro Castillo Terrones. Su mayor exabrupto se refiere a la amenaza irrealizable para nacionalizar los recursos estratégicos como el gas, en caso de no renegociar.

“Convocamos a la empresa explotadora y comercializadora del gas de Camisea, para renegociar el reparto de utilidades a favor del Estado, caso contrario, optaremos por la recuperación o nacionalización de nuestro yacimiento” expresa Bellido en un Tuits que obligó a otras declaraciones para descalificar tales intenciones.

La renegociación es siempre una posibilidad entre dos partes y los firmados por el Estado peruano, muchas veces se han redefinido por la voluntad de los contratantes. Sin embargo, una cosa es compelir, obligar a persuadir para los fines de una acción de esta naturaleza y esa es la línea que no entiende Bellido, quizá por ignorancia o talvez por interés real de intentar hacerlo, aunque sea imposible.

El gobierno de Pedro Castillo, legítimo sin duda, se ha visto cuestionado por fuerzas políticas interesadas en desconocer su legitimidad. Sumar a los enconos de origen intenciones irrealizables, es simplemente prestarse al juego de la derecha peruana, que quisiera desaparecer de la manera más inmediata a un presidente que de una escuela primaria pasó a ejercer el más alto cargo del país.

Realizar cambios estructurales en la actual situación, simplemente es un imposible; recordemos que la representación parlamentaria es adversa a toda intención de cambiar el status quo; por lo tanto, todo paso que de el gobierno de Pedro Castillo deberá pensarse varias veces para no exponerlo a la justificación de una potencial vacancia.

Guido Bellido, se viene convirtiendo en un personaje incómodo para el gobierno de Castillo, por lo que dice y por a quien cuestiona. La amenaza de nacionalización es un exabrupto, no puede ser de otra manera, pero antes criticó como si fuera el mismo presidente de la República, las declaraciones del canciller y vicecanciller, invitándolos a que se vayan del gobierno.

Está demás decir, que el presidente de la República es Pedro Castillo, que su partido podría tener un rol importante en la gestión, pero de ninguna manera puede tener una primacía que no le ha dado la Constitución Política del Perú. Además, lo que no quieren entender son las características del triunfo del actual mandatario. Los votos obtenidos, son de miles de peruanos ajenos a Perú Libre.

Bellido pretendería erigirse como el representante del partido Perú Libre y hacer sintonía, no con Pedro Castillo que es el presidente, sino con Vladimir Cerrón, un personaje con ideas anquilosadas y poco viables, en la realidad política actual y en la experiencia misma de otras latitudes. Sería fácil darse cuenta que con solo 38 votos de 120, puedan cambiar aquello que se encuentra expresamente regulado.

Bellido, tiene que calmarse y evitar abonar en las causas que busca la derecha peruana para vacar a Castillo; salvo, que estén pensando que la opción más genuina para hacer realidad sus propósitos, sea Dina Boluarte. El presidente legal y socialmente legitimado es Pedro Castillo y deberá definir sobre estas impertinencias de quien, sin las credenciales políticas y académicas, ostenta un cargo que exige alto nivel de especialización.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255