fbpx
27
Sáb, Nov

¿Interesante o importante?

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castillo1ERP/N.Peñaherrera. Alguien me etiquetó en un estado de Facebook donde todas las opiniones o eran franeleo o eran frases hechas. No digo que sean inválidas, pero teniendo en cuenta quién las había originado y quiénes las publicaban, la verdad me esperaba algo de mayor consistencia, como que me desafiara a reflexionar... y tener como para escribir cinco comentarios de un tirón.

Hubo una en particular de alguien que, por lo menos en su perfil, se postulaba a un cargo de elección popular en las últimas elecciones, quien proponía que analicemos temas de coyuntura muy interesantes, para ser honesto. El caso es que todos sus temas o afectaban a un grupo demasiado específico y por eso relativamente exclusivo, o eran tan lejanos que hubieran sido asuntos de una amplia conversación pero sin consecuencias locales o personales más-que-sea.

Repito: no digo que la opinión sea inapropiada; en efecto, es interesante, pero no creo que sea importante.

Justo, durante la conferencia que di en el III Congreso Provincial de Juventudes, preparé un documento de consulta donde hablaba de lo interesante y lo importante.

Lo interesante es lo que nos resulta atractivo, digno de darle cierta dedicación pero cuya trascendencia nos afecta tangencialmente por su lejanía en tiempo y espacio.

Lo importante es lo que nos toca ineludiblemente y que requiere una reacción de nuestra parte de manera impostergable.

En consecuencia, hay en el aire asuntos interesantes y asuntos importantes flotando. Obviamente, a lo que debemos darle alta prioridad es a los segundos.

¿Y cómo nos damos cuenta de cuáles asuntos son importantes?

Basta darle un vistazo de 360 grados alrededor nuestro –sí, nuestro entorno inmediato- para comenzar a detectar esos problemas que requieren atención urgente. Y si somos super valientes, comenzar por cada uno y cada una, por nuestros propios asuntos importantes: nuestras necesidades básicas.

De nada nos sirve solidarizarnos con el planeta entero, de ser posible, si es que no nos comenzamos a conciliar y reconciliar con nuestro ser, y entonces con lo que nos rodea en sentido expansivo, o inductivo como dicen las personas académicas.

En ese sentido, pienso que, una vez resuelto el entorno personal, hay asuntos importantes que requieren nuestra intervención en los entornos más cercanos: la calle, el barrio, la localidad, el distrito.

Si mantenemos esa perspectiva, será mucho más sencillo que saltemos a esferas más grandes, donde cunde lo interesante, claro está, si es que realmente reviste importancia para ti y para mí.

Entonces, hagamos el ejercicio de identificar, analizar y establecer cursos de acción a esa esfera; luego, al estilo Cerebro, tratemos de conquistar el mundo.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255