fbpx

El ‘lobby’ de las curas milagrosas

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Todos y todas hemos escuchado –bueno, quienes hemos escuchado—los tres audios presuntamente grabados por la asistenta administrativa del presidente Martín Vizcarra sobre qué hacer y qué no hacer en torno a Richard Cisneros, también conocido como Richard Swing, quien además aparece hablando en una de las grabaciones, y que luego dijo a los medios que todo era un complot orquestado por un presidente de comisión y el líder del Legislativo.

Por: Nelson Peñaherrera Castillo

Siendo objetivo, el hecho es que tenemos grabaciones, tenemos negociaciones, necesitamos aclaraciones, y el sistema jurídico peruano sí prevé cuál instancia tiene que encargarse de qué procedimiento, y cómo este procedimiento se debe hacer para que sea debido. Las partes tendrán que sustentar sus razones y un tercero ajeno a ellas deberá dilucidar cuál pesa más y qué consecuencias acarrea.

No es que este lío carezca de importancia; todo lo contrario. El asunto aquí es qué está moviendo detrás del telón todos estos hilos en el contexto de la pandemia, y para ello partamos de las opiniones de algunos congresistas quienes se han aferrado a la defensa de la conciencia moral del país, lo que es loable y positivo; pero cuando se les ha preguntado sobre los impactos en el contexto de la lucha contra el coronavirus, han evadido la cuestión o volteado la cara.

Por lo pronto, el Congreso de la República ya ha dispuesto que el oxígeno para la actual administración dure hasta el viernes 18 de setiembre, luego de que menos de la mitad de la representación admitiera la moción de vacancia (que es su propósito), el 11 de setiembre. Vaya con la fecha, ¿no?

¿Cuál es la prioridad del Legislativo?

Y si ciertos congresistas nos quieren llevar de narices a ver si Vizcarra se portó o no se portó conforme a su investidura, ¿por qué se resisten a que les llevemos a ver si el remedio que plantean sería más peligroso que la enfermedad que estamos combatiendo? Reitero: no es que el combate contra la corrupción tenga poca importancia; lo que planteo como cuestión es cuál es la prioridad de cara a 33 millones de peruanos y peruanas en riesgo sanitario.

Yo pienso que la actitud parcial en ciertos y ciertas congresistas para que nos enfoquemos en un tema y no en el tema de fondo se debe a que hay muchos intereses económicos en el tema de fondo, y en el Congreso hay cabildeos que los están impulsando, y estamos hablando no solo de gente que aboga sino de gente que financia, desde qué vacuna será la primera en probarse en la población peruana hasta la admisión del nocivo dióxido de cloro (clhoride dioxide solution o CDS) como supuesta cura para la Covid-19.

Desde ya quiero sentar mi posición favorable frente a las vacunas, siempre y cuando hayan seguido todos sus procedimientos de investigación, prueba y validación, esto es, si han transcurrido al menos las tres primeras fases. En ese aspecto, hay investigaciones en desarrollo muy serias que han comenzado a llegar a nuestro país, y que han encontrado en nuestra población una respuesta mejor que favorable. Punto a favor de nuestra gente.

Pero, también hay que señalar que hay ciertos intereses político-comerciales que están tratando de meterse no solo a mercado peruano pero a varias naciones incluso por la puerta falsa y sin tener información científica que nos dé una idea, aunque sea remota, sobre la seguridad que nos ofrezca en el campo de la experimentación a gran escala.

Y, desgraciadamente, no se trata de una discusión basada en razones científicas, sino monetarias disfrazadas de ideología, y en este aspecto la izquierda está jugando uno de los papeles más peligrosos en la historia de la política peruana.

Plata para los votos

Como ya lo dije en columnas anteriores, lo que se hace cada vez más evidente, y basta escuchar a cualquier congresista para darnos cuenta, es que lo que está en su cabeza se llama elecciones generales de 2021, y la competencia no es contra uno o dos partidos sino contra media docena, al menos. No solo se trata de convencer al electorado; se trata de financiar todo el esfuerzo de convencimiento, y todo el planeta está en crisis económica ahora mismo.

Entonces, ¿cómo puedes conseguir financiamiento económico seguro y rápido? Si mis militantes no están en condiciones de darme los aportes que necesito, de hecho que moriré nadando sin divisar la orilla siquiera; pero si de pronto me llega un financiamiento totalmente legal –ojo—y jugoso, y mi supervivencia para nadar hasta la orilla depende de eso, lógicamente me iré por el financiamiento rápido y jugoso.

Ahora bien, esos financistas no te dan los duros por buena gente; tienen una agenda, y van a imponértela de forma directa o no tan sutil a cambio que les construyas o allanes el marco legal para que accedan a un mercado o a tus recursos a cambio. Y ésta es la cuestión clave que los y las periodistas nos estamos olvidando, no quiero pensar que nos estemos haciendo los y las ignorantes, en averiguar y preguntar.

El logo al reverso de la cajita

Por lo menos en lo del dióxido de cloro está más que clarito. Esos esfuerzos por torcer la agenda en comisiones congresales para darle pantalla a un tipo que ha sido acusado de charlatán y pseudocientífico en todo el mundo no es gratis. Lo mismo con las autoridades regionales o municipales que han salido a abogar por el compuesto al punto de reaccionar agresivamente, cual vendedor multinivel, cuando alguien les contradice.

¡Sí! Hay plata corriendo ahí, y mucha plata. ¿Cuánta? Ah, pues. Para eso se investiga, querida gente. Ya hay antecedentes con interesantes pistas en otros países donde la sustancia está prohibida y que apuntan a una gran organización global multinivel disfrazada de culto religioso (incluso, culto OVNI) que está detrás.

Y no es que esté metida en algún archivo clasificado de alguna agencia de inteligencia: hay reportes de prensa que apuntan a una llamada Iglesia del Génesis.

¿Tiene conexiones en Perú? ¿Cuáles son? ¿Se ramifican en el Congreso? Ahí están las cuestiones de fondo.

Por cierto, ya hay una persona muerta en Ayacucho y varios intoxicados en Arequipa por consumir la supuesta medicina mágica, quienes encima de tener Covid, primero necesitan una purga de ésas para que recién se pueda pasar al procedimiento que es´ta más o menos consensuado por la comunidad médica seria.
Los impulsores del CDS dicen que, bueno, o sea, lo que pasa es que esa gente tomó el menjunje como no estaba indicado. OK, sí, hay medicinas que en sobredosis son mortales; pero, si la autoridad te dice que no lo uses, ¿por qué lo usas?

La obsidiana en el zapato

Y éste es el punto clave aquí: el Ministerio de Salud ha sido el principal obstáculo para que este negocio prospere. Menos mal, a la cabeza de la cartera ha estado Pilar Mazzetti, quien es científica antes que política, y la tiene bien clara. No puedes tumbarte a una ministra por creer en la ciencia cuando el despacho debe ajustarse a la ciencia, pero si te tumbas a su jefe, chau ministra. Entonces, tú pones al ministro, y éste tendrá que hacer lo que tú le digas, de lo contrario será despedido. ¿Ya van captando el fondo del tema??

El otro asunto es la ivermectina. A pesar que la ciencia ha determinado que el medicamento alivia síntomas pero no desactiva al coronavirus (porque la ivermectina es antibiótico, no antiviral), hubo autoridades políticas quienes irresponsablemente lo han estado regalando como preventivo; incluso hay médicos yendo a comunidades rurales de Piura con ese discurso.

De buena gente, un médico no te regala medicamentos salvo que un laboratorio los haya prepagado. ¿Qué dice el Colegio Médico del Perú al respecto? No estoy acusando, estoy preguntando simplemente. Y todos y todas sabemos, porque lo hemos visto en hospitales públicos y consultorios privados, que si algo abunda allí aparte de los pacientes, son los visitadores. ¿La Superintendencia de Servicios de Salud, SuSalud, tiene este tema en su radar?

Igualito, si tienes alguien que te está controlando y te está diciendo que no exageres o mientas para vender, y a ti eso te malogra el negocio, lo que harás por simple ley de reacción es ver cómo te lo quitas del medio, y si hablamos de políticos tradicionales, quienes ven a la gente no como gente sino como votos, cuando tú les contradices, dejas de ser un voto que suma y pasas a ser un opositor que resta, ergo, un obstáculo.

Y político que haga su carrera en camino pedregoso, pues es un bicho raro. Te dinamita porque te dinamita, no interesa quién seas. Y si como obstáculo, no solo cortas el negocio, sino que al malograr el negocio, bloqueas el billete, olvídate. Te mata si es posible. Por eso ciertas personas amenazaron en redes sociales a muchos científicos y líderes de opinión (como le pasó al comunicador Hugo Coya) cuando comenzaron a poner los puntos sobre las íes respecto al daño que muchas de las ‘curas mágicas’ traen para nuestra salud. ¿Mafia? Pues, se comporta como tal.

Se supone que el 11 de abril de 2021 tenemos que elegir nuevas autoridades en el Ejecutivo y el Legislativo. Probablemente no tengamos claro aún en qué casillero vamos a marcar; pero lo que ha sucedido en el Congreso deja mejor que claro quiénes están financiando nuestra crisis política más reciente.

[Opina en mi cuenta de Twitter @nelsonsullana usando el hashtag #columnaNelson]

Diario El Regional de Piura

Pristina 255