¿Por qué no me emocionan las arengas?

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castillo1ERP/N.Peñaherrera. Las redes sociales en Sullana están reaccionando con esto de que la ciudad de pronto salió en televisión nacional.

Es positivo hasta cierto punto.

¿Y cuál es ese cierto punto?

Muchos de los mensajes que están circulando son básicamente arengas, o mejor dicho pedidos lamentatorios del tipo "¡salvemos la ciudad!" o "No más contaminación!", que tampoco es tan malo.

Hay algunos que están pidiendo recurrir a la violencia, como si la vida humana les valiera menos de lo que declaran.

La arenga suelta sin una argumentación basada en razones técnicamente validadas es arenga, y allí radica el peligro, pues levanta las pasiones, alborota la colmena, podría provocar convulsión... y luego ¿qué?

Claro que me dirás, ¿qué acaso no te das cuenta lo que vive la ciudad?

Sí, si me doy cuenta y más de lo que piensas, probablemente, pero no me gusta creer en la arenga gratuita, porque me lleva a actuar por instinto, pero no por la razón.

El instinto es básico, primario y violento. Es la primera respuesta que tenemos como mamíferos, y es lo que nos iguala al perro, el gato, el caballo o el chilalo (aunque a veces éstos suelen ser más inteligentes, déjame decirte).

La razón es compleja, causal y ordenada. Implica ir sabiendo cada hecho y analizando su pro, contra y consecuencia. Me obliga a utilizar la lógica, y no siempre elegir el camino que parece fácil, sino el que es eficiente. ¡Ojo! No son sinónimos.

Fácil es sin obstáculos. Eficiente es salvar los obstáculos, sacándoles provecho, de tal forma que quien viene detrás pase sin problemas.

La razón es lo que diferencia al humano del resto de los seres vivos, que actúan por instinto.

Salvar a Sullana, sí. Acabemos con la contaminación, de hecho. La pregunta del millón es ¿cómo?

Repito que, como dije días atrás, si no tenemos un plan eficiente que asegure una solución permanente, o por lo menos de largo plazo, en realidad no tenemos nada, regresaremos a más de lo mismo y estaremos exactamente en el mismo punto donde estamos ahora mismo.

Mismo, mismo, mismo... no es casual que lo repita.

Sé que probablemente uno de los pasos que se te ocurra sea remover autoridades. Asumamos que estás en lo cierto. ¿A quién pondrías en reemplazo? ¿Esa persona ya tiene un plan lógico, eficiente y de largo aliento que funcione? ¿estás optando por pasión o por la razón?

Sé que este comentario atenta contra la testosterona que muchos (y muchas) desearían a estas alturas del partido, pero hasta la testosterona en exceso genera cáncer.

Y en Sullana, tenemos casos emblemáticos de ello, y con funestas consecuencias que se están heredando a la progenie. ¿O no, amigos fanáticos de la proteína para caballo?

(Sigue al autor en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255