¿Los medios serán más letales que el Niño?

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP/Nelson Peñaherrera Castillo. Esta semana, la cuenta de Facebook de FACTORTIERRA.NET pidió a su audiencia que califique si los medios estamos cubriendo lo referente a El Niño de manera adecuada.

Una seguidora tuvo la valentía de opinar que le estaba pareciendo un psicosocial.

Claro que una sola respetable opinión te da varias lecturas, y podría pasar como un punto de vista anecdótico, hasta que la cadena de radio Cutivalú (sí, ya es cadena) reporta que campesinos (plural, ojo) de Ayabaca dicen estar atemorizados por las imágenes que los medios muestran sobre El Niño.

Ya no es una, sino varias, y el punto de vista pasa de ser anecdótico a preocupante.

Hay dos defectos que tiene nuestro periodismo estándar: repite lo que dice la fuente casi sin cuestionar, especialmente si no entiende ni papa de lo que la fuente dice; y siempre busca un ángulo sensacionalista, aunque sea con elegancia, pues lo que interesa es destacarse en medio de la competencia, especialmente si dependes de la publicidad para pagar tus servicios y planilla.

Recuerdo mucho cuando en un diario en el que trabajé hace 16 años, al director se le ocurrió poner una foto del volcán Colima (México) con una densa amarillenta pluma saliendo de su cráter, y un pequeño titular: “El cerro Vicús es un volcán”.

Sí y no.

Efectivamente, el Vicús(justo al sur de Chulucanas) es un edificio volcánico… extinto desde la Era Terciaria, como varios cerros que van desde allí hasta la frontera con el ecuador, y que explican los yacimientos polimetálicos que tantos dolores de cabeza nos dan ahora, millones de años después.

De eso se trataba la noticia que yo escribí y que fue destacada en primera plana. Pero la foto no le correspondía (a pesar que yo pasé a Diseño una hermosa imagen del Vicús real luego de el Niño de 1998).

El director me confesó que su intención era jalar la vista para vender más diarios: sensacionalismo.

Yo cuestioné que podíamos generar alarma, pero mi opinión fue minimizada. Claro que el tema no pasó a mayores, sin embargo da un ejemplo de qué sucede cuando los medios privilegiamos ventas por encima de la información en su estado funcional.

Volviendo a nuestros días, si bombardeamos con titulares alarmistas, enfoques apocalípticos y narraciones tipo brujo o bruja medieval, es muy probable que la reacción en el poblador común sea de temor, y por tanto rechazo, antes que de prevención y participación. Ahí tenemos un excelente tema de investigación sobre Opinión Pública.

Entonces es cuando los medios debemos plantearnos una pregunta super simple: ¿queremos salvar vidas o queremos quedarnos, por último, sin usuarios finales?

El enfoque de el Niño y de cualquier evento natural no debe ser un asunto tremebundo, ni histriónico. Todo enfoque de cualquier manifestación de la Naturaleza y la tecnología debe hacerse desde la ciencia, incluso si estamos ante un hito histórico, como el hecho de que el Trubada parece prevenir totalmente el contagio por VIH.

De que es extraordinario, lo es, pero no necesita meterle tanto fuego artificial: funciona realmente, pero en determinados casos; por ejemplo, el Trubada no previene el herpes genital, los condilomas o el virus del papiloma humano en absoluto.

Lo mismo con El Niño. Es cierto que ya comenzó desde marzo, es cierto que los científicos prevén que traerá lluvias. Lo que no estamos seguros aún es cuánta lluvia traerá, si bien hay hipótesis muy coherentes.

Dicho en sencillo: de que viene, viene; el cómo viene nos enteraremos el día que llegue.

Entonces, alarmar con tal de vender, en el corto plazo, será más letal que una inundación. ¿Queremos los medios llevar muertos propios en nuestras líneas de tiempo?

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255

Juan Manuel propaganda