Los algarrobos meados

Miguel Godos Curay
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

miguel godosERP/M.Godos.Piura, es en el Perú la región con mayor número de diabéticos. De cada 100 piuranos por lo menos diez padecen conviven y ni siquiera lo han advertido, tienen diabetes. La diabetes mellitus (miel) puede tener origen genético y se desencadena producto de los excesos metabólicos. La gastronomía piurana es irrepetible y exquisita. Pero en exceso, debido al alto contenido de grasa y carbohidratos, provoca obesidad mórbida y la temible diabetes. Puede presumirse diabetes cuando la sed se torna incontenible y las ganas de orinar irresistibles. El diabético come y picotea porque siente hambre compulsivo. Muchos de los casos de diabetes a nivel juvenil son inducidos por el consumo desmedido de bebidas gaseosas. Hay niños que no beben agua seducidos por la publicidad.

En Piura, se puede observar, no hay algarrobo que no esté meado. Lo que pareciera una irreverencia cívica tiene como correlato una incontinencia urinaria producto de la diabetes. La orina del diabético es melosa. Basta con mirar las puntas de los zapatos para darnos cuenta que estamos a un eventual diabético. Los casos abundan y se multiplican en el Bajo Piura, en el Alto Piura, en Sullana y en Talara. Tras los asiduos concurrentes a los fast-food hay una legión interminable de diabéticos.

De modo que el escándalo del alcalde meón podría ocultarse la tragedia personal de un paciente con incontinencia urinaria o un diabético en fase descompensada. Esa legión inmisericorde de reporteros y de celosos guardianes de la decencia no tiene ni la remota idea de la mortificante, irresistible e insoportable sensación que provoca la incontinencia. Los extremos son el uso de pañales. Algunas señoras no pueden controlar, por el ejemplo, la orinada que acompaña una risotada o un estornudo. La incontinencia urinaria acompaña estos en apariencia, imperceptibles, desenlaces de la diabetes. No se trata de justificar lo injustificable. Sino de mirar con ojos clínicos uno de los problemas que enfrenta la población.

Sin duda, otro detonante de la diabetes son las loncheras escolares en donde escasean las frutas y abundan las golosinas, las gelatinas saborizadas y las galletas de harinas refinadas. Jugos saturados de azúcar y bebidas gaseosas en los kioskos escolares provocan una sed y un grosero apetito por estos venenos sociales. Una dieta tan escasa de valor nutricional provoca diabetes. Lo terrible es que pocos nos hemos dado cuenta.

Pristina 255