fbpx
29
Mié, Jun

El algarrobo es un patrimonio natural que debemos preservar, sostiene investigador de la UDEP

Sullana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

investigador udepSullana. La planta de algarrobo es un ícono cultural y patrimonio natural que forma parte del paisaje de las ciudades de nuestra región, por lo que todos nosotros debemos valorarlos y sentirnos orgullosos de ellos, aprendiendo a protegerlos para que no se les maltrate o se les corte arbitrariamente.

Así lo destacó el investigador y catedrático de la Universidad de Piura, Dr. Gastón Cruz Alcedo durante la iniciativa denominada “Verdes Nuestros Algarrobos”, iniciada ayer en la comuna provincial con la presentación de una primera relación de veinte algarrobos ubicados en diversos puntos del centro de Sullana cuyas edades estimadas, entre los 60 hasta los 200 años de antigüedad, fueron hechas por el Ingeniero japonés Ichiro Nishimura, mediante la técnica de la dendrocronología.

“Estos algarrobos le dan verdor y frescura a la zona urbana y hay que reconocer que sin ellos las ciudades serían desoladas por el inclemente calor y con sus grandes raíces alcanzan el agua a altas profundidades y resisten la salinidad, altas temperaturas o sequías y están adaptados a estas zonas áridas de la costa norte de nuestro país”, sostiene el especialista.

Explicó que la investigación se inició en la Udep con el apoyo del ingeniero químico Ichiro Nishimura, sobre el uso y aprovechamiento del algarrobo y luego se consideró proteger a los de gran tamaño o antigüedad en las ciudades como Piura y Sullana para que no sean olvidados; se basa utilizando un sencillo método para estimar la edad midiendo la circunferencia del tronco, para luego ubicarlo e identificarlo plenamente.

Agregó que en marzo con el apoyo de la subgerencia de gestión ambiental del municipio provincial se hizo un levantamiento de información del algarrobo verificando que hay 20 árboles añejos de dicha especie en el centro de la ciudad de Sullana, siendo los más antiguos los ubicados en la primera cuadra de la calle San Martín y cuarta cuadra de la avenida José de Lama con 200 años de vida cada uno. A ellos se suma los ubicados en la calle San Juan Bosco y Plazuela Los Leones con 150 y 140 años, respectivamente.

Algarrobo rey

El Dr. Gastón Cruz recordó que el más antiguo de la región es el Algarrobo “Rey” ubicado en el sector de Carrizalillo, por Cruceta (Tambogrande) con 500 años de antigüedad y que sirve como referencia en los estudios que realizan. Piura tiene dos especies de 270 y 235 años de vigencia, refirió.

Educación ambiental

Recomendó que las personas no solo deben cuidarlos por su tamaño o antigüedad, sino realizar actividades turísticas y educación ambiental con los colegios haciendo conocer la importancia y uso sostenible de la algarroba. “Se deben hacer visitas para ver su tamaño, edad, diámetro de su circunferencia y elaborar una ficha técnica con los alumnos para que se identifiquen más con esta especie forestal”, detalló.

“Vivimos en un bosque seco tropical donde nuestro ecosistema se basa fundamentalmente en el algarrobo por su grandeza en esta zona costera y es el sustento de la economía de los pobladores rurales con beneficios tangibles de sus frutos para la ganadería de cabras y ovejas, entre otros”, refirió a los asistentes el catedrático de la Udep en el salón edil “Víctor Borrero Vargas”.

Pristina 255