fbpx
26
Jue, Ene

El mes de octubre y la siempre venerada imagen del Señor Cautivo de Ayabaca

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La ciudad de Ayabaca, en la serranía piurana, alberga en su parroquia la imagen del Señor Cautivo, la misma que es venerada por devotos del país y del sur del Ecuador. Hacia los 2700 metros de altura, centenas de ellos llegan en peregrinaje, como una demostración de la fe que les exige sacrificio, con la confianza que serán gratificados con ese halo invisible que reconvierte lo negativo en positivo.

Feligreses de la región Piura, días previos al 13 de octubre, fecha central de la festividad, inician su caminata avanzando hacia el este e iniciar la subida por la cordillera, antes de llegar a su destino final. La costa, muchas veces calurosa, es uno de los sacrificios en su marcha, en tanto que quienes conocen buscan el atajo para ganar tiempo. Vadean la provincia de Chulucanas para llegar al camino de Las Lomas y luego dirigirse hacia Paimas.

“La fiesta del Señor Cautivo convoca todos los años a innumerables fieles llenos de fe y fervor católico, no solamente en el mes de octubre sino durante todo el año asisten motivados a fin de pedir o agradecer algún milagro concedido. Y al estar frente a la imagen se siente la presencia del mismo Jesucristo Redentor, quien, con su mirada penetrante, trasmite el amor y misericordia a los hombres. Por ello ningún visitante deja de conmoverse al observar el rostro de la venerada imagen hasta llegar a las lágrimas. Es una mezcla de júbilo y llanto” nos indica Ruth Violeta, quien visitó recientemente este santuario.

Senor Cautivo de Ayabaca 02Veneración al Señor Cautivo de Ayabaca en el mes de octubre

El pueblo de Paimas es el aposento circunstancial, donde descansan los viajeros para asumir las energías necesarios que reclama la cordillera. Es el punto de encuentro, es una fiesta de la solidaridad y la religiosidad, es el saludarse en este lugar, para luego en el paso a paso acompañarse. Muchos de los peregrinos o devotos del Señor Cautivo, lo hacen por primera vez, otros, ya lo hicieron antes y saben del sacrificio.

Después de pernoctar en Paimas, cuyo parque principal ha sido acondicionado en los últimos años, reinician el camino rumbo a la ciudad de Ayabaca. No solo es el caminar llevando a veces una cruz como signo de su religiosidad, sino entonando cánticos en honor a su imagen venerada. El atuendo morado los distingue y cada paso que aminora la distancia los motiva a esforzarse más para llegar a su punto de destino.

Carmen del Milagro, nos cuenta que hace algunos años iniciaba en el mes de octubre su periplo hacia Ayabaca, desde Sullana, tardaba en llegar 5 días caminando, indica que el primer lugar donde descansaba y aún descansan los peregrinos es El Guineo, luego Paimas y la estancia en Montero, que les permite recuperar energías para la subida. “Es cansado, los pies se llenan de llagas, pero es la fe que nos mantiene firme y el regocijo que significa llegar al templo donde mora el Señor Cautivo” nos precisa.

Templo de AyabacaInterior del templo de Ayabaca

Nos narra que varios de sus compañeros llegan hacia el templo rampando en señal de sacrifico y en cumplimiento de su “promesa” otros lo hacen de rodillas y también de manera normal. "En todo ello, las razones son las mismas, rezamos, cantamos, lloramos y sobre todo nos sentimos llenos de fe y todo el dolor que implicó el peregrinaje, se desvanece en el indescriptible momento del encuentro con la imagen del Señor Cautivo de Ayabaca", nos indica Carmen del Milagro, quien vivió por muchos años esta experiencia.

Algunos devotos viajan por la carretera que pasa por Montero, otros mantienen el tradicional paso por el puente Tondopa. Conforme se va avanzando y subiendo, se observa con todos sus misterios y belleza, el río Quiroz que irrumpe en una cordillera llena de alisos, achupallas, y otra vegetación propia del ecosistema.

La pandemia limitó la Festividad del Señor Cautivo de Ayabaca, pero se mantuvo virtualmente, tras el retorno a la presencialidad,se han reiniciado las expresiones vivas de una fe que se fortalece y que se arraiga igual en las nuevas generaciones. El Cautivo de Ayabaca, es una de las festividades religiosas tradicionales de la región Piura y recientemente se aprobó una Ley que declara al Señor Cautivo de Ayabaca Santo Patrono de la Religiosidad, Costumbrismo Espiritual y Cultural en el Norte del Perú

Diario El Regional de Piura

Pristina 255