fbpx

Pedro Castillo Terrones fue proclamado como presidente de la República

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El profesor José Pedro Castillo Terrones del partido Perú Libre, fue proclamado por el Jurado Nacional de Elecciones como presidente de la República peruana para el periodo 2021-2026. El acto formal a cargo del presidente del ente electoral Dr. Jorge Luis Salas Arenas, se produjo 43 días después de la elección y tras resolver los diversos recursos que presentó Fuerza Popular.

La ´proclamación fue tensional, sobre todo por el nivel de obstaculización de los opositores, quienes pretendieron evitar la proclamación y crear un vacío de poder al 28 de julio. Sin embargo, la decidida acción de los miembros del Poder Judicial, impidió que estas expectativas se hagan realidad. Jorge Luis Salas Arenas, demostró que más allá de la desinformación existía un ente sólido y que no se dejó doblegar.

Impugnaciones tras el resultado de la ONPE, recursos de nulidad con argumentos falsos y sin pruebas y por último, apelaciones a las proclamaciones que realizaron los Jurados Electorales, obligó al JNE a ser muy riguroso en los fundamentos legales y fácticos, denegando uno a uno dichos expedientes, que contaron con un staff de abogados dispuestos a usar todas sus posibilidades para lograr su cometido.

Además de ello, una campaña de desinformación por los diversos medios de comunicación, acompañaron en todo momento la campaña en contra del resultado, en contra de las autoridades electorales y en contra de la realidad misma. Sabíamos desde el mismo 6 de junio que el ganador de la lid electoral fue Castillo Terrones y el triunfo fue impecable y fidedigno.

Es probable que estos masivos apoyos, en lugar de favorecer a Keiko Fujimori hayan inclinado el voto a favor de Castillo Terrones. Pero, más allá de esta particularidad es preciso tener en cuenta lo que significa para el país el fujimorismo, una fuerza autoritaria, corrupta e infractora de los derechos humanos.

La elección del maestro de escuela Pedro Castillo ha generado grandes expectativas de diversas regiones del país y tiene una difícil misión para salir adelante, sobre todo por el nivel de oposición que tendrá en una parte de la población y sobre todo del Congreso de la República, que podría llevarlo a una potencial vacancia. Bajar la división y tensiones será su principal prioridad en los primeros meses de gobierno.

El otro aspecto, es garantizar que la economía se manejará responsablemente y que no habrá variaciones significativas que afecten la estabilidad económica. Respecto a la gestión económica, es donde existen mayores dudas y justamente son las que se dilucidarán tras conocerse los profesionales que asumirán los principales cargos de la gestión que tomará el mando el 28 de julio.

El triunfo de Pedro Castillo ha mostrado un Perú fragmentado; por un lado, el sur, por el otro el norte y el centro. Esta realidad tiene que ser enfrentada con pragmatismo y con políticas que cierren las brechas que las separa. Olvidarse de la exacción que lo eligió sería repetir la historia de Alejandro Toledo y sobre todo de Ollanta Humala, quien llegó con un discurso y terminó alineado con los grupos de poder.

Se requiere un Estado fuerte, que no se doblegue a los embates de los empresarios mercantilistas y que no ceda a las presiones que se presentarán desde el primer momento. Justamente frente a ello, se requiere pragmatismo que resuelva los problemas acordes a las necesidades del país y no de los intereses de grupo. Se espera que todo se dilucide en los próximos días.

Diario El Regional de Piura

Bicentenario Unf 255

Municipalidad de Sullana

Pristina 255