fbpx

La agresividad injustificada de algunos miembros de la Policía Nacional del Perú

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Recientemente un abogado denunció haber sido víctima de agresión por personal de una comisaría de la provincia de Sullana; ayer otro hecho derivó hacia una innecesaria reacción de violencia contra un inspector municipal. El motivo en esta oportunidad, exigir el cumplimiento de normas municipales más allá de la particularidad de quien se trate. Los golpes y atropellos no se hicieron esperar, como si la persona fuera un vil delincuente.

De acuerdo a las versiones de los testigos, el inspector municipal, conocido por su honradez y rectitud, observó el estacionamiento de una motocicleta en una zona rígida como lo hace a diario en esta pandemia; sin conocer que el propietario era miembro de la Policía Nacional. De inmediato, el afectado se apersonó y reaccionó y tras él otros efectivos de la institución policial, quienes a mansalva procedieron a tumbar a su víctima para colocarle los grilletes. 

El acto abusivo y prepotente se dio sin siquiera solicitar identificación como correspondería. Los agresores actuaron sin medir consecuencias y quizá creyéndose omnipotentes. Ellos, se abalanzaron hacia Medina Navidad, apellidos del agredido y quien vestía la vestimenta municipal, ante la sorpresa de muchos que transitan por esta vía y observar un desproporcionado acto en contra de una persona. 

Las diversas voces de ciudadanos y de colegas eran insuficientes para hacer entrar en razón a estos díscolos efectivos policiales. Muchos sorprendidos por el caso, se detuvieron, hicieron uso de su teléfono móvil y comenzaron a grabar cada instante, cada momento, cada atropello, en tanto nadie osaba sustraerlo del vértigo violento al trabajador municipal. Era la fuerza bruta contra la razón. 

abuso contra inspector transporte 1Trabajador municipal fue agredido por efectivos policiales

Vivimos momentos difíciles y quizá la salud mental de muchos se viene afectando; sin embargo, si alguien debe mantener la ecuanimidad, serenidad y respeto de los derechos humanos es la Policía Nacional del Perú. No se debe, no se puede permitir que hechos violentos e infractores de la ley se impongan sobre la razón y la legalidad.

Los policías agresores, actuaban simplemente como autómatas, demostrando que su formación policial solo es para usar la fuerza y no tienen ni el más mínimo concepto de lo que son derechos humanos o simplementre respeto a la dignidad humana. Talvez los meses que los llevan a vestir un uniforme son insuficientes y la formación tan elemental como para saber distinguir lo que es el bien o lo que es el mal.

Si antes agredieron a un abogado y ayer lo hicieron contra un inspector municipal, qué se puede esperar para el común de los ciudadanos.

Es necesario actuar para corregir y sancionar para que no se vuelvan a repetir este tipo de hechos. La autoridad no se construye con golpes y tampoco se impone con empujones, patadas y grilletes. La autoridad y el respeto se logran con un actuar correcto, recto y justo. Los actos abusivos, prepotentes, arbitrarios solo llevan a la pérdida de legitimidad de una institución necesaria para el país. .

Los golpes recibidos por el correcto inspector municipal deben llevar a las autoridades policiales a decidir conforme corresponde y no dejar que pase como un hecho cualquiera. Por el momento, las autoridades municipales anunciaron que formularán denuncia penal contra estos malos policías, que olvidaron las elementales formas para intervenir en un caso cívico. Deberían ir hasta la propia destitución del infractor, porque personajes con esa conducta, nada bien le hacen a la Policía Nacional del Perú. 

Si bien es cierto vivimos una pandemia difícil, eso no abre el camino para que policías sin formación adecuada, sin valores, sin cultura y desprovistos de códigos actúen alevosamente.

Ojalá que las autoridades municipales defiendan su fuero, defiendan a sus empleados que cumplen sus funciones con responsabilidad, pero sobre todo defiendan la verdad y en este caso, como hemos observado en diversos videos llegados a esta redacción, lo acontecido es un abuso policial más, contra un indefenso ciudadano y servidor municipal.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255