El fallecimiento del exalcalde José Antonio Burgos Ramos y su legado

Andrés Vera Córdova
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Existen personajes respetados y admirados en su comunidad. Son aquellos que, con sus actos y su forma de ser, logran mantener una interacción social y amical, haciéndolos trascender más allá de la vida física. Don José Antonio Burgos Ramos, es uno de ellos, fue un empresario popular, cuya sapiencia de vida iba mucho más allá de la formación formal que no la tuvo.

Ingresó a la política en una provincia dada por las contradicciones y las inquinas gratuitas. En solo 3 años, demostró que es posible redireccionar una gestión pública y redirigirla hacia los caminos de la eficiencia. Hizo con poco, lo que otros no pudieron y así, obra tras obra, la Sullana castigada por las inclemencias del Fenómeno El Niño comenzó a recuperarse después de años de abandono. 

Fue bautizado por el Dr. Luis Cruz Merino como el “Egresado de Harvard” por su asertividad en la toma de decisiones. Algo que lo caracterizó siempre es saber definir con claridad la unidad de mando de la organización municipal; de tal manera que no se generara contradicciones. Armonizar un grupo humano diverso y con expectativas diferentes siempre será difícil; sin embargo, se puede decir que existían cualidades especiales que inspiraban a los demás.  . 

En efecto, más allá de la obra física que era notoria, apostó por la planificación como una estrategia para hacer mejor las cosas. Es así que el primer documento de planificación estratégica se hizo en su primer gobierno. En él, se establecía con claridad que todas las acciones públicas y privadas deberían dirigirse hacia la agroexportación.

Han pasado los años y lo que más distingue a esta provincia de 300 mil habitantes, es su actividad económica. Miles de sullaneros agrupados en asociaciones, exportan sus productos hacia Estados Unidos, Europa, Países Bajos, entre otros, habiendo creado nuevas condiciones socioeconómicas para sus familias.

Don José Burgos hizo de la sencillez un modo de vidaDon José Burgos hizo de la sencillez un modo de vida

Igualmente, contando con el asesoramiento del Inadur, se formuló el Plan Director de la Ciudad de Sullana hasta el 2015. En él se regulaba el crecimiento de la ciudad capital y se determinaba aspectos básicos para la mejor distribución de las actividades económicas y residenciales. Cumplió su cometido y debería haberse aprobado el siguiente, se espera que en algún momento se haga.

Como autoridad local entendió que las municipalidades provinciales se gestionan como distritales y reciben sus recursos directamente del Ministerio de Economía y Finanzas, consideró que la mirada debería ser otra. Tan es así, que comprometió recursos de su comuna a favor de sus similares de los distritos de la provincia, una decisión inusual que hasta ahora se viene cumpliendo. .

Si su primera elección se logró con una pequeña diferencia; la segunda fue amplia y rotunda. Obtuvo la confianza de quienes lo eligieron, pero al mismo tiempo despertó el odio político de sus coterráneos de otras organizaciones, quienes comenzaron a hilvanar denuncias penales, coludiéndose con la presencia díscola de malos jueves y fiscales.

Transcurrieron los años y don José Burgos demostró que la honestidad y la transparencia no se compran; que ese fallo judicial fue la consecuencia de quienes solo se mueven por intereses ocultos y que no les interesa manchar honras, con el solo motivo de sacar ventajas y prebendas económicas. Fui testigo, cuando fue requerido para entregar dinero a favor de sus juicios y él se negó rotundamente.

Don José Burgos, demostró que es posible gestionar una entidad públicaDon José Burgos, demostró que es posible gestionar una entidad pública

No necesito pagar a nadie para demostrar mi inocencia” le respondió al abogado proponente que argumentaba que debería entregarse dinero a magistrados para lograr un fallo que, en un sistema judicial no corrompido, debería haber sido contrario a lo resuelto.

Soportó con estoicismos los yerros de ese sistema judicial que embadurnó una vida limpia, con interpretaciones llenas de ignorancia de quienes administran justicia en nombre de la Nación. Fue el peor abuso contra alguien que solo se dedicó a trabajar por su provincia. Se alegraron y confabularon incluso quienes en el homenaje del mes de mayo de este año pugnaban por tomarse una fotografía con él. 

Todas las personas tienen una misión que cumplir en vida y don José más allá de las particularidades presentadas, hizo lo conveniente en su primer período y parte del segundo. Ese mérito nadie se lo puede arrebatar y lega para nuevas generaciones una forma de ser y hacer. 

Don José Burgos falleció a los 93 años, 9 meses y en la parte final de su existencia, tuvo un pequeño elogio público por sus merecimientos. Sin embargo, quienes lo conocimos en las buenas y en las malas, sabemos que más allá de homenajes y expresiones públicas están los sentimientos reales y sinceros de sus familiares, colaboradores y amigos cuyo homenaje lo sienten en el corazón y lo llevan en el alma. ¡Gratitud eterna a una persona que hoy descansa en paz!. 

Diario El Regional de Piura

Pristina 255