20
Sáb, Abr

Túpac Amaru, Precursor de la Independencia: aniversario de su nacimiento

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Los peruanos tienen en la memoria colectiva, a grandes figuras de la historia nacional, asociadas al proceso de emancipación de su patria, entre ellos a Túpac Amaru II, líder en una gran rebelión que comprometió a muchos peruanos batallando por la libertad de su patria. Había nacido el 19 de marzo de 1738.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda

Director del Museo Electoral y de la Democracia del Jurado Nacional de Elecciones

Cada 4 de noviembre, se conmemora el aniversario del levantamiento de José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, y de Micaela Bastidas Puyucahua, su esposa, en el sur peruano, protagonistas de una página imperecedera dentro de la historia nacional, e hispanoamericana, también en nuestro calendario, están las fechas de su nacimiento el 19 de marzo de 1738, y de heroica muerte, el 18 de mayo de 1781.

Este suceso es de conocimiento nacional, se escucha y se lee sus nombres tributándoseles un gran reconocimiento desde que el Perú se declaró independiente, y aún, hasta no hace mucho, veíamos como circulaban monedas, estampillas y billetes con el perfil de estos precursores de la independencia.

Se sabe que a finales del siglo XVIII, las protestas que se iniciaron en el siglo XVI, a poco de la conquista, continuaban, remeciendo al virreinato, las rebeliones de Juan Santos Atahualpa, de los caciques de Huarochirí, y la gran rebelión del sur, cuyas figuras centrales fueron Túpac Amaru II y Micaela Bastidas.

Sobre el protagonismo de los Túpac Amaru en la historia continental, han escrito peruanos y foráneos, como Boleslao Lewin, que reconocen en Túpac Amaru II, la figura de un gran líder, cuyas acciones remecieron la estructura socio económica de los dominios hispanos en América, con acciones principales en jurisdicción de los virreinatos del Perú y del Río de la Plata, repercutiendo en Chile, y al norte del Perú.

Tupac Amaru 2

José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II fue hijo de Miguel Condorcanqui y de Rosa Noguera; como un peruano y descendiente de los incas, había leído los Comentarios Reales de los Incas, del primer mestizo oficial peruano, el Inca Garcilaso de la Vega.

El 25 de mayo de 1758, casó con Micaela Bastidas Puyucahua, y fueron padres de tres hijos: Hipólito, Mariano y Fernando. En 1764 fue nombrado cacique de Tungasuca, Surimana y Bambamarca, fijando su residencia en el Cusco, desde donde viajaba para controlar el funcionamiento de sus tierras.

Túpac Amaru sufrió la presión de las autoridades realistas, por presión de los arrieros del Río de la Plata, cuyas redes comerciales monopolizadoras se orientaban hacia el Alto Perú, con respecto al tránsito de mineral por la actual Bolivia. Además, se vio afectado, como los nativos, por el establecimiento de aduanas y aduanillas, y el alza de las alcabalas, lo que le llevó a generar el reclamo correspondiente.

Túpac Amaru consideró también la liberación de los indígenas del trabajo obligatorio en las minas, al que estaban forzados, en un reclamó que pasó por las instancias de Tinta, Cusco y Lima, sin que su queja fuera atendida. A esto se sumó el proceso que inició de reconocimiento de su linaje real inca, que fue rechazado.

Por Juan José Vega, uno de sus últimos biógrafos, sabemos una serie de detalles que hasta entonces ignorábamos, o que no habíamos percibido. En ese libro se describen los acontecimientos históricos de toda una época, y se detallan los sucesos que comprometieron el futuro de los peruanos, analizando el carácter y la personalidad de los protagonistas de la gran rebelión del sur.

En tiempos de Túpac, llegó al Perú el visitador Antonio de Areche, funcionario de la corona española, que llevó a cabo una serie de reformas orientadas a un mejor control del movimiento económico en todo el virreinato peruano, como la división de las aduanas en aduanillas a las que se les denominó receptorías subalternas. Este personaje aparece después, enfrentado a los intereses tupacamaristas.

Túpac Amaru II se levantó contra el poderío español el 4 de noviembre de 1780, tenía la compañía de una mujer excepcional, Micaela Bastidas Puyucahua, y el apoyo de muchos hombres y mujeres que fueron fieles a él, de campesinos de su zona y de otros espacios; y de mujeres lideresas que como Tomasa Tito Condemayta, que no vacilaron en tomar partido por la causa de los oprimidos.

La rebelión de Túpac Amaru hizo reflexionar a muchos peruanos de su tiempo, tanto hispanos, como indígenas, mestizos, negros y criollos, llevó a consideraciones reflexivas a las autoridades, y aún a los corregidores, que si bien presenciaron la derrota de los rebeldes y su ajusticiamiento, entendieron paulatinamente, que el mundo no debería continuar así.

El movimiento de Túpac Amaru, fue más allá del mundo de los andes, pues los conflictos sociales no se habían limitado a Cusco y Puno, se vivían en todos los dominios hispanos en América. La Gran rebelión se protagoniza, unos meses después que el virrey Agustín de Jáuregui reemplaza al virrey Guirior.

Queda en la memoria colectiva, los nombres de las batallas de Tungasuca, y otras victorias iniciales, así como Sangarará, y también del día de su ejecución en la plaza de armas del Cusco el 18 de mayo de 1781; sin embargo, con su muerte no acabó su gloria, era el comienzo de la inmortalidad de un líder, al que los peruanos le han hecho un altar especial en las raíces y fortalecimiento del amor patriótico y en el sentimiento de peruanidad.

Túpac Amaru vive en el corazón de los peruanos, y se encuentra en monumentos visibles, nombres de calles, parques, instituciones educativas y deportivas, así como otras de carácter cultural; a través de las cuales se proyecta su nombre, tal como lo evocamos hoy 19 de marzo, aniversario de su nacimiento.

Diario El Regional de Piura
 

Publicidad Aral1

Paypal1