fbpx
10
Mié, Ago

Roque Sáenz Peña, patriota y demócrata

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Quienes conocen El Callao, puerto peruano contiguo a la capital peruana, habrán pasado más de una vez por la avenida Sáenz Peña, trazada en honor al argentino Roque Sáenz Peña, un gran americano, recordado en su país y en nuestra patria, en la que marcó una huella profunda que lo lleva al reconocimiento nacional..

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda
Director del Museo Electoral y de la Democracia del Jurado Nacional de Elecciones

Roque Sáenz Peña nació en Buenos Aires, el 19 de marzo de 1851, y falleció en esa ciudad, el 9 de agosto de 1914. Además de abogado, se destacó como político en su país de origen, y combatió en el ejército peruano en la Guerra del Pacífico. En la familia de Roque Sáenz Peña había tradición política, su padre, Luis Sáenz Peña, fue Presidente de la República entre 1892 y 1895; y sus abuelos paterno y materno, don Roque Julián Sáenz Peña, y don Eduardo Lahitte, fueron diputados del partido de Juan Manuel de Rosas.

Años después fue elegido presidente de la Argentina, habiendo postulado por el Partido Autonomista Nacional, lo que le llevó a ejercer el cargo entre 1910 y 1914. En su país se le recuerda especialmente, por la promulgación de la Ley Sáenz Peña o Ley 8.871 sobre el voto universal para varones, que al mismo tiempo tuvo carácter, secreto y obligatorio, evidenciando un respeto y garantía de la voluntad popular, ya que votar al aire libre, en presencia de otros, traía graves consecuencias para los votantes, que se veían amenazados por los partidarios de determinados candidatos.

Roque Saenz Pena

Roque Sáenz Peña militó en el Partido Autonomista de Adolfo Alsina, y en 1876 fue Diputado en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, llegando a presidir su cámara, cuando contaba con 26 años de edad. Al año siguiente, el 1877, fundó el Partido Republicano, junto a Hipólito Yrigoyen, Leandro N. Alem, Francisco Uriburu, Aristóbulo del Valle, José Manuel Estrada, Lucio Vicente López, y Pedro Goyena, entre otros. En 1878 abandonó temporalmente la política.

En el Perú se le recuerda como un combatiente que defendió a nuestra patria, en la guerra que Chile declaró al Perú y a Bolivia, en 1879. Al llegar a Lima se le otorgó el grado de teniente coronel, con el que participó en la batalla de Tarapacá, victoriosa para el Perú, al mando del coronel Andrés Avelino Cáceres; posteriormente estuvo en la batalla de Arica, al mando del batallón Iquique, siendo hecho prisionero, tras el triunfo chileno.

Sometido a un Consejo de Guerra y se lo confinó cerca de Santiago de Chile, sufriendo cárcel por seis meses, retornando luego a la Argentina, durante la presidencia del general Julio Argentino Roca, a cuyo gobierno fue incorporado como Subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores, cargo en el que duró hasta su traslado a Europa en 1881, donde permaneció hasta 1884. A su retorno, participó activamente en la vida política de su país.

Fue elegido Presidente de la Nación, el 13 de marzo de 1910, proponiéndose desde el comienzo de su gobierno, a promulgar una ley electoral que modernizara los comicios, para impedir el fraude electoral, que era un vicio muy común en esos tiempos. Sáenz Peña era un demócrata convencido, y durante su mandato se discutió sobre la reforma electoral, para que el voto fuera universal, obligatorio y secreto. Esta Ley, conocida como Ley Sáenz Peña, fue aprobada y promulgada el 13 de febrero de 1912, y de inmediato fue tomada como modelo por otros países. Pese a la propuesta de voto universal, las mujeres continuaron sin votar.

A Roque Sáenz Peña se le recuerda en el Perú, poniendo su nombre a calles, parques y avenidas, tanto como en su país natal. Se trata de ser grato con el patriota que estuvo apoyando al Perú en un momento difícil, y con el ciudadano defensor de la democracia, y derechos para los ciudadanos que estaban impedidos de votar.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255