fbpx

Santa Sofía, ruega por ellas

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP/ N.Peñaherrera. El miércoles, quienes producimos Un Billón Al Aire nos quedamos de una pieza cuando oímos que en Santa Sofía, la segunda localidad más grande del distrito de Ignacio Escudero, Sullana, se producían un promedio de tres a cuatro casos de violencia contra mujeres ¡por día!

Echemos pluma con la cifra más conservadora. Eso nos da 90 casos al mes, es decir ¡1080 al año!

En lo que va de enero y febrero, ya van 18 casos denunciados a nivel de todo el distrito, según fuentes oficiales. Por ahí cierta autoridad, haciendo gala de un nada disimulado machismo, ha pronosticado que 2015 tendrá menos violencia que años anteriores.

¿en serio?

Las mismas cifras oficiales dicen que en 2013 se denunciaron 40 casos; para 2014 se incrementó a 60. si se mantiene la tendencia de los dos primeros meses, tranquilamente podemos volar el ciento, mucho más si es que, como está hallando el Círculo de Acción Local (CAL) de Ignacio escudero, el consumo de bebidas alcohólicas se involucra en los episodios de violencia.

No creemos que el alcohol sea la causa sino el catalizador. Conductas erróneamente masculinas aprendidas por generaciones, sumadas a la frustración de no saber asumir el hecho de que varones y mujeres nos merecemos un trato equitativo, abonan a esos momentos explosivos en que llueven los insultos o los golpes a la pareja, estando o no presentes los hijos y las hijas.

Es obvio que se debe castigar a los agresores. No se debe permitir que este tipo de abuso quede como si nada, como si fuera culpa de la mujer (como deslizó cierto… ¿señor?). el caso es que, cuando un agresor es penado sin más, la posibilidad de que vuelva a agredir es alta. ¿Por qué? Porque entiende que hizo mal, pero no por qué hizo mal.

Necesitamos re-educarlo en el respeto, la dignidad y el diálogo democrático, algo que a lo mejor jamás le fue impartido en casa.

Y del mismo modo, tenemos que educar preventivamente para que no haya más víctimas, para que ahora y en el futuro no aparezcan más agresores, para que se entienda de una buena vez que la violencia no es la manera de resolver las cosas, especialmente en un distrito que promete con la agroexportación.

De nada vale crecer económicamente si el pensamiento y el estilo de vida es decadente. Tarde o temprano alguien más inteligente usará esa gran debilidad para avasallar al pueblo, si es que ya lo está haciendo ahora mismo. Sí, ya lo dije antes, pero lo recuerdo porque a veces la masculinidad errónea de la billetera llena no permite ver más allá de la nalga derecha… o izquierda.

Más que oraciones, llegó el tiempo de las acciones.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255