fbpx
25
Sáb, Sep

Renzo

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP/N.Peñaherrera. A raíz del anuncio sobre mi inclusión en el cartel de conferencistas del III Congreso Provincial de Juventudes, que se realizará en Sojo, entre el 20 y 22 de noviembre próximos, me escribió Renzo Gutiérrez Reátegui, desde Lima.

Mi primera satisfacción es comprobar que la lectoría de el Regional de Piura trasciende al departamento, y ahí están los contadores de visitas para comprobarlo (gracias, a propósito).

La segunda satisfacción es quién me envía el correo.

Renzo estudió Administración de empresas en Piura, pero desde que era escolar, se caracterizó por ser inquieto y emprendedor.

Aún recuerdo cuando él cursaba quinto de secundaria y me buscó para que le ayudara a seleccionar música para un número de baile que iba a montar con sus compañeros. Entonces, yo estudiaba la mitad de mi carrera en la universidad.

Luego, hace nueve años, Renzo comenzó a reunir a toda la muchachada del barrio en lo que se llamó la Asociación de Jóvenes Residentes (AJR), donde, con mucha creatividad –a niveles casi cinematográficos (digo, transformar un baldío en un cementerio tipo video de Michael Jackson, ¿te da una idea?)- se demostró que la integración de un vecindario requiere de objetivos claros, mucho entusiasmo, originalidad... y por qué no, altísimo espíritu festivo.

También recuerdo la noche en que, a pesar de que le traté de convencer de lo opuesto, se acercó para confirmar su intención de hacer carrera electoral postulando como regidor. No lo consiguió, pero no descarto que si lo reconsidera podría lograrlo, claro está, una vez que cambiemos la asquerosa y repetitiva forma de hacer política en Sullana.

También recuerdo cuando fui el productor y director de todo un video en homenaje a su esposa, Carla, usando como escenario los mejores paisajes de la ciudad. Sí, aunque parezca increíble, sí los tenemos.

O cuando lanzó Los Gatos, su propio negocio, o cuando lo acompañábamos a la cosecha de limones en Cieneguillo.

En fin, con Renzo y todos los chicos y las chicas, descubrimos que la forma de promover la buena vecindad y construir ciudadanía ya no es la trasnochada y acartonada fórmula del insulto y la floritura vacía, sino la festividad, la camaradería y la iniciativa: la acción.

Y es que la juventud en Sullana es sinónimo de entusiasmo, empuje y fuerza, no de servilismo, obediencia debida y debilidad.

Cada vez que la juventud de Sullana ha tomado alguna iniciativa a cargo ha sido capaz, incluso, de doblegar a la propia Hillary Clinton )¿cierto, ganadores de Doors to Democracy?).

Ésas son las personas que sacarán adelante esta localidad, esta porción de país, esta nación, y este mundo. Antes que ahogarles, deberíamos aprender de su liderazgo, ya que a veces el disciípulo se vuelve maestro, y el caso aplica en Sullana perfectamente.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255