fbpx

Quitémosle volumen a la obesidad

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP/N.Peñaherrera. Que levante la mano el lector o la lectora cuya abuela siempre le salía con ese comentario de "está gordito: se ve sanito", más el consabido tirón de mejillas.

¡Cuánto daño nos hicieron nuestras abuelas (y uno que otro abuelo)!

La aprobación matriarcal, sumado a eso que llaman "modernidad" o "progreso", se convirtieron en una cruz que estamos pagando a nivel mundial: diabetes, hipertensión, infarto, derrame cerebral, y hasta cáncer.

La obesidad ha resultado ser la condición de fondo que nos originó más problemas y deshonrosos galardones: Piura es una de las cinco regiones del Perú donde los males relacionados con la obesidad son prevalentes, según estadística del Ministerio de Salud (compartida por la Dirección Regional de salud.

Y aunque hay millares de plataformas deportivas y cientos de gimnasios, en vez de mejorar el cuadro, vamos al revés.

Las razones parecen ser el asumir la práctica de deporte como una moda juvenil con tal de mejorar la estética, y estilos de vida nada saludables que se traen abajo lo conseguido con el sudor de la frente... y, bueno, otras partes del cuerpo.

Mala dieta, descanso insuficiente, descuido en estrategias de salud mental preventiva (mal manejo de la ira, depresión, etc.), consumo de alcohol (es básicamente azúcar: engorda) y tabaco (baja el rendimiento vascular: te cansas más rápido), confiar en curas 'milagrosas' para aumentar músculo y reducir la guata.

Ahí está el cuadro más o menos completo, pero que contiene lo esencial cuando menos.

Por eso, ordenanzas como la que ha pasado la Municipalidad Provincial de Piura para intervenir, al punto de sancionar a los quioscos escolares que vendan alimentos chatarra, son saludables.

Ojalá que, como la anti-discriminación de Sullana, no se quede en la aprobación y su implementación termine esperando en el archivador.

Para garantizar que la buena práctica no se encierre en la institución educativa, se podrían usar espacios como las escuelas de padres y madres, y los medios de comunicación.

A nivel de medios, puedo decir por experiencia, que la mejor forma de 'cambiar el chip' es mostrando ejemplos de personas que lo han logrado, y hasta son referentes en su disciplina y su comunidad.

Historias como las de Ronald Benites, en Chulucanas, o la de Sebastián Domínguez, de Chiclayo pero viviendo en Piura, que las he mostrado por acá, son muestras de que, con disciplina y estrategia, sí es posible lograrlo.

Modestia aparte quiero decir que, desde que decidí incorporar estos estilos de vida saludable en mi rutina diaria (hace varios años), me siento mejor, más activo... y la ropa me queda entallada.

Ojalá las otras siete provincias adopten medidas similares en coordinación con las instituciones públicas y privadas, y en especial con las poblaciones en cada uno de sus territorios.

(Sigue al autor en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255

Aviso de publicidad