¿Por qué no es buena la alquimia?

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP/N.Peñaherrera. Mañana se espera la visita de un especialista canadiense en temas de contaminación ambiental. La actividad se desarrollará en la escuela de Post-Grado de la UNP, centro de Piura, desde las tres de la tarde.

Se reunirán representantes de algunas localidades del departamento, como complemento a la ponencia central; y por lo que deduzco de una de las organizaciones que ha sido convocada, el tema no es de su prioridad.

De hecho, están armando una propuesta ad-hoc, pero ¿con qué elementos a mano?

Aunque todo el mundo declara la existencia de la contaminación, y lanza calificativos más basados en el sentimiento que en la razón, lo cierto es que no hay mucha información técnica disponible que permita conocer la situación actual, y cuáles serían los protocolos para reducirla y eliminarla a la larga.

Si los hay, no se están comunicando eficazmente. Si no los hay, han sido reemplazados por términos que suenan bien, pero que bajan la fiebre mas no curan la infección.

Aunque la estadística oficial ayuda en gran medida, no debemos olvidar que es oficial, y se enfoca de acuerdo a los intereses de la administración a cargo.

El problema es que hay quienes se arrodillan ante ellas y las dan por reales, y no se dan cuenta que el dato oficial solo es válido si se contrasta con otra pesquisa hecha por autoridad científica reconocida, que nos permita confirmar o contradecir la información.

Para algunas personas, la contradicción es un tabú, algo que se debe erradicar o evitar, pero la ciencia nace de la contradicción, cuando podemos ver el cuadro completo y no el fragmento más bonito o más sensacional... o sensacionalista.

Para hacer ciencia se necesita investigar, y aquí regresamos al viejo punto flaco de las instituciones que deberían encargarse de este tema. ¿Cuánto tiempo, dinero, esfuerzo y personal estamos invirtiendo en investigar?

La contaminación más que hecho político, es hecho científico. Quiero decir, la política decide en base a lo que la ciencia encuentre y sugiera. Jamás es al revés.

Preparar primero la decoración de la torta y la masa después es ilógico, pero muchos políticos lo hacen, y allí surgen los problemas.

Creo que una manera eficaz de acabar con la contaminación es primero conocerla a fondo, por lo que se debe propiciar el entorno para investigar y no temer al resultado. Si se quiere dar soluciones, maquillar la verdad jamás acabará con el problema, Tanto como tratar de construir un Frankenstein de última hora.

Así que sincerémonos: la solución a la contaminación es mayor inversión en investigación.

A veces, adoro las cacofonías.

(Sigue al autor en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255