Puntos suspensivos

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castillo1ERP/N.Peñaherrera. A pesar que dije que iría a dormir temprano el domingo, gracias a la buena voluntad de los productores de Punto Final, de Frecuencia Latina, me senté a ver el reportaje sobre la contaminación en Sullana.

En principio, el material es bueno pero se concentró en los efectos, y pasó por las causas de manera bien superficial, lo que le provocó varias fallas de forma, porque en el fondo, ya habría que ser bien quisquilloso para hallarle defectos.

Para comenzar, en dos días no se puede hacer un buen trabajo de campo sobre la contaminación en Sullana. Si para quienes lo cubrimos, no nos basta una semana, peor para alguien que viene de Lima (por eso es que las autoridades nacionales no dan soluciones sostenibles).

De acuerdo con mucha gente que el tema haya salido al aire y que haya reactivado corrientes de opinión pública. Lo que crítico es que todas piden cortar una cabeza, pero nadie –mejor dicho casi nadie- ahonda en propuestas técnicas a corto, mediano y largo plazo.

La protesta sin propuesta es como un cuerpo sin esqueleto: se nos chorreará como sea.

Por otro lado, quiero destacar una lista de imprecisiones de forma del reportaje, que no tienen el ánimo de desacreditarlo sino de hacer un ejercicio de objetividad, porque en estos casos, la pasión (de cualquier tipo) es pésima consejera. Esta lista fue hecha incluyendo varias de sus observaciones en las redes, o directamente a mí.

- El Canal Vía no fue construído hace 7 años, sino hace 30, para evitar que las aguas pluviales vuelvan a partir la ciudad como en 1983. Este Canal se puso a prueba en 1998, y resistió. Lo que sí es cierto es que jamás se le consideró como cloaca para aguas servidas.

- El mercadillo está en territorio del distrito de Bellavista, lo que sí se dijo, pero.... ¿y por qué no se incluyó lo que el alcalde Hildebrando Crisanto tuviera que decir? En ningún momento se dijo si lo contactaron o si pensaron hacerlo. Recordemos que él es muy celoso de su territorialidad.

- Una persona salió a declarar que el reporte de DIGESA para coliformes termotolerantes en el río Chira (no La Chira) frente al área metro es de 16000 partes/100 ml. Eso es cierto, pero el dato corresponde a 1996. el monitoreo de ANA para 2012, nos daba más de 24000 partes/100 ml, como se puede verificar en www.ana.gob.pe, lo que es consistente con el incremento de hedor.

- Por supuesto que el dato nos remite a la primera gestión de Jorge Camino (pero nadie se acordó de ella, aunque sí lo calificaron de "fresco" por el modo cómo se editó su testimonio), lo que también nos remite a la de Isaías Vásquez y la de Jaime Bardales. Si el problema ya se venía hablando hace 18 años, ¿acaso estos otros dos alcaldes no tenían nada que decir? Yo recuerdo clarito que Bardales sí lo mencionó en su campaña de 2003, es más, me lo dijo en mi cara, en el Club Unión, hace más de una década atrás.

- Ningún representante de las procesadoras de pota declaró. ¿Por qué no se les incluyó en el material, o sí aparecieron pero bajo otro crédito? Aparte, solo salió un congresista (Diaz Dios), ¿y Huayama, y Schaeffer, quienes también tienen iniciativas sobre el tema... aunque no prosperaron?

- Nicolás Lúcar salió a exigir que se declare la emergencia ambiental para el río y para la ciudad. Si alguien no le contó, en diciembre de 2011, el Gobierno Regional de Piura declaró la emergencia ambiental sobre el río Chira, pero dos años después vino el Ministerio del Ambiente y dijo en Bellavista (luego de un requiebre digno de vedette entre este distrito y Sullana) que eso no va porque no hay plata, aunque después nos mandó a la OEFA para verificar la calidad de aire, sin resultados.

- A propósito, la gente dice que los olores son gases tóxicos. Hay que probarlo. Pero recuerdo que, como publicamos por aquí, la ley peruana no exige determinar el espectro de olor de cualquier emanación, lo que hace imposible cualquier sanción legal. Si no se tipifica, no se castiga. Por eso insistimos en que debemos promover una iniciativa legislativa para ampliar el rango del artículo 304 del Código Penal vigente.

- No se incluyó a la EPS Grau, ni al ANA, ni a la Dirección sub-Regional de salud (que la gente reclamó en el informe), ni la UGEL (hay tres grandes colegios en la ruta del Canal Vía), ni a las empresas aludidas (ejecutora de cambio de redes, asociaciones de agricultores).

- Faltó estadística. Todo el mundo se queja del efecto, pero, además de la prueba factual, no existe prueba científica que permita promover la iniciativa o siquiera llevar al tribunal a nadie. Cualquier fiscal desestimaría la causa basándose únicamente en supuestos. Sí, suena chocante, pero así se ganan estos procesos: sin documentos, no se procesa. En ese sentido, la gente que tiene recetas médicas y que las atribuye a la contaminación, que no las bote. Hasta ahora, son los mejores indicios. Con un buen estudio, pueden pasar a ser pruebas fuertes.

- No se habló nada de la razón por la que las obras en José de Lama no avanzan: ¿alguien mencionó las amenazas de atentado si no se dan cupos de trabajo? No, que yo recuerde.

- Tampoco se dijo que las obras empezaron tarde porque el Ministerio de Vivienda recién soltó la plata a fines de 2013. lo innegable es que la gestión de la obra para no afectar la transitabilidad de la población no ha sido la adecuada. Y aquí no hay que ser técnico, sino tener alguito de sentido común.

- Como digo, por lo demás, me parece positivo que el material se haya difundido.

- Creo que es momento de convertir la oportunidad en una fortaleza inmejorable, y pedir que organizaciones especializadas en estudios sobre medio ambiente puedan terminar de documentar lo que haga falta para probar la contaminación.

- Creo también que población y autoridades tienen que sentarse, a pesar de las diferencias, a planear soluciones técnicas de largo plazo, que trasciendan a las gestiones municipales. Un buen intento es la Comisión Ambiental Municipal, pero sin tener claro en qué consiste, tampoco es que esta instancia sea muy efectiva que digamos.

- Finalmente, el reportaje no es ningún punto final al problema, pues la solución sigue estando en nuestras manos, en tanto comunidad. Hablemos, organicémonos, comprometámonos, actuemos.

- Ya basta de modo imperativo. Los problemas siempre se resuelven en primera persona plural, tiempo presente...

(Sigue al autor en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255