fbpx
05
Mié, Oct

Argumentos para invalidar explotación minera en Locuto se mantienen vigentes

Otras provincias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

fidelPiura(factortierra.net para el ERP)  Los argumentos técnico-científicos que invalidaron la explotación minera en el bosque seco de Locuto, distrito de Tambogrande, y que se publicaron en 2000, se mantienen vigentes, asegura el biólogo Fidel Torres Guevara.

"Después de 12 años del suceso Manhattan, sigue completamente vigente lo escrito en el libro, sea por los vientos, la enorme contaminación del aire por el tipo de explotación de tajos con exposición de desperdicios minerales de partículas finas expuestas en gigantescos montículos en un entorno agrícola orgánico, la sobre demanda de agua que requerirá en momentos en que cada año se convierte más y más en el factor critico deficitario", advierte el científico.

A mediados de 2000, Torres junto con otros colegas e intelectuales reunidos en el Colectivo Piura Vida y Agro – Godofredo García Baca publicaron el libro "Tambogrande", donde exponían razones técnicas, científicas y legales, para descartar la extracción de oro, plata, cobre y zinc, desde yacimientos descubiertos bajo la ciudad de Tambogrande y al sur de la misma, donde se extiende Locuto.

"Ello exponiéndose a la inevitable fuerza de EL NIÑO que causaría el desastre perfecto", asegura el estudioso a FACTORTIERRA.NET.

En 1999, la empresa Manhattan Minerals, con base en Vancouver, Canadá, inició trabajos de exploración en el distrito de Tambogrande para explotar esos minerales, de cuyos estudios concluyeron que solo tres eran rentables: uno justo debajo de la ciudad, y dos en pleno bosque seco.

El primero y más grande se hallaba cruzando el río Piura, frente a la ciudad de Tambogrande, y el segundo más al sur, en la localidad El Papayo.

Silencio sorprendente

Asimismo, dice estar sorprendido porque las organizaciones de productores orgánicos y agroindustriales locales no han expresado una posición sobre este problema.

"Todas estas razones pierden sentido, si los interesados no están interesados", comenta.

El 2 de junio de 2012, nueve por cada diez electores del distrito de Tambogrande dijeron estar en contra de actividades mineras en su territorio. Esta consulta, no reconocida por el Gobierno peruano aún, reunió a más de 36 mil votantes de los 47 mil oficialmente inscritos aquel entonces.

La llamada Consulta de Tambogrande es señalada por organizaciones sociales como la primera de su tipo en América Latina.

Tras varios intentos de reinicio de operaciones Manhattan dejó sus operaciones en Perú durante 2005, vendió sus derechos a Compañía de Minas Buenaventura e inició operaciones en Turquía rebautizándose como Mediterranean Resources.

En años recientes, Buenaventura ha expresado la intención de explotar el yacimiento ubicado en El Papayo, al que han nombrado como Proyecto El Faique, y que ha dividido a una comunidad campesina dedicada a la ganadería menor y la agricultura de secano.

"Me reafirmo que la minería metálica en la cuenca agrícola y de bosques algarrobales sería el despropósito histórico de Piura", sentencia Torres.

"Si fue la decisión ciudadana la que evitó a Manhattan, no puede ser otra ante Buenaventura. Pero no se ve, ni se percibe", arguye.

¿Futura La Oroya del Norte?

Por otro lado, Torres considera que la reciente actividad minera e hidrocarburífera, en la provincia de Sechura, sería perjudicial para esa comunidad.

"Sechura pagará carisisisimo su descuido dentro de 15 años por lo que van hacer las empresas extractoras", afirma.

"Todo es bosque ralo y parte del desierto, convirtiéndola en La Oroya del norte", estima.

Foto: Archivo factortierra.net

Pristina 255