fbpx
05
Mié, Oct

Mercados de Talara no prestan seguridad en caso de eventual sismo

Talara
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

los mercadosERP/A.Abad. Para muchos usuarios talareños, los mercados de esta ciudad fácilmente podrían ser intervenidos, si los responsables de la Seguridad Ciudadana y Defensa Civil tuvieran la voluntad y decisión política de proteger la vida de los vecinos que diariamente acuden a los centros de abastos como el Mercado Central y Mercado de Talara Alta.

El Regional de Piura – Prensa Digital Talara buscó la opinión de algunos usuarios cuyas apreciaciones cobran vigencia, teniendo en cuenta que en próximos días se llevará a cabo en la ciudad un simulacro de sismo.

Pedro Saldarriaga Vargas (Usuario del Mercado Central)

"Si los inspectores de defensa civil y la seguridad ciudadana incursionaran en estos locales se encontrarán con faltas en materia de defensa civil, pasadizos tugurizados e insalubridad, que ponen en riesgo la salud y la vida de los usuarios".

Rosa Zapata Santos:

"A diario voy al Mercadillo de Talara Alta y la inseguridad está en el interior y exterior. En ese sentido, pido a las autoridades para que se realicen operativos en los puestos que venden comidas preparadas que utilizan balones de gas. Además debe verificarse si cumplen con las normas de salubridad exigidas, pues se trata de proteger la salud del consumidor".

María Agurto de Canales:

"Los responsables de Defensa Civil en Talara tienen que admitir que los mercados de esta ciudad deben habilitar salidas de emergencia, que puedan ser utilizadas tanto por los usuarios como por los comerciantes, en caso de que se presente un sismo. También deben formar brigadas de Defensa Civil entre los comerciantes"

Alfredo García Polo:

"Caminar por los mercados de Talara es como andar al filo de un acantilado: un mal paso podría resultar fatal. Las estrechísimas pasajes, los puestos hacinados, las conexiones eléctricas clandestinas, los ambulantes desordenados, la congestión vehicular, la poca seguridad policial, entre otros aspectos, los convierten en bombas de tiempo".

Pristina 255