fbpx
30
Vie, Sep

Con ceremonia de Cristo resucitado culminó Semana Santa en Catacaos

Piura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

cristo-resucitadoERP. La Festividad de Semana Santa llegó a su fin, y en diversas iglesias piuranas se escenificó la resurrección de Jesucristo. En Catacaos, la Santísima Cruz dio inicio a la procesión del domingo de Resurrección, fecha en la que se recuerda la manifestación de Jesús luego de haber vencido al pecado y salvarnos del castigo divino.

Al término de la misa de resurrección realizada desde las 4 de la madrugada y ofrecida por monseñor José Antonio Eguren Anselmi, con la presencia de cientos de fieles provenientes de diferentes regiones del país, el alcalde de la Municipalidad de Catacaos, regidores y funcionarios, esperaron al Cristo Resucitado en el frontis de la Comuna donde se le rindieron alabanzas y cánticos, festejando el surgimiento de Jesús vivo.

El alcalde Pablo Castro López, encargado de la reflexión, se dirigió a los fieles señalando que nuestro señor Jesucristo llevó una vida ejemplar, de sacrificio y entrega por los demás, lo cual nos invita a reflexionar sobre el comportamiento que debemos tener con quienes nos rodean.

"Debemos ser fuertes ante las situaciones adversas, pues Cristo nos enseñó a luchar por conseguir nuestros ideales con gran esfuerzo y dedicación", fue lo que pronunció el Alcalde frente a la feligresía.

La Municipalidad Distrital, presidida por el Lic. Pablo Castro, condecoró la imagen de Cristo Resucitado con la medalla cívica de la Ciudad, máxima distinción que ofrece la Comuna en honor a la pascua y a la resurrección de Jesús.

En el homenaje, la autoridad municipal también colocó un hermoso arreglo floral en el anda de Cristo Resucitado, de esta manera la Municipalidad Distrital de Catacaos puso fin al programa de Semana Santa, iniciado desde el 11 de abril.

Luego de este transcendental, las imágenes continuaron su recorrido procesional recorrido por el perímetro de la Plaza de Armas para retornar a la iglesia San Juan Bautista.

Pristina 255