Luis Iberico quiere presidir el Congreso de la República

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Luis Iberico 01ERP. Luis Iberico, dejó el periodismo para ingresar a la política y en esta oportunidad tiene el consenso para presidir la Mesa Directiva del Congreso de la República, como lista alterna al oficialismo, quien no tendría los votos necesarios para imponerse una vez más en la contienda que se llevará a cabo el 26 de julio. 

En tal sentido, Luis Iberico (PPC-APP), precandidato a la presidencia de la mesa directiva del Congreso en la próxima legislatura, hizo un llamado a sus colegas de Solidaridad Nacional y Unión Regional para lograr una oposición que garantice la continuidad del gobierno central y el equilibrio de poderes.

Expresó que lo importante es buscar consensos y que continuará las conversaciones que mantiene con las diversas bancadas. Informó que el jueves de la semana pasada se reunió con ocho congresistas integrantes de Dignidad y Democracia, en la que no participó Sergio Tejada - quien se habría pronunciado en contra de la candidatura de Iberico.

El congresista de Alianza por el Progreso dejó entrever, en declaraciones ofrecidas el lunes 6 en el Hall de los Pasos Perdidos, que uno de los miembros de DyD ocuparía una de las vicepresidencias y quedaría dos “vacantes” luego que Fuerza Popular y Concertación Popular expresaran su posición de no integrar la próxima mesa directiva de llegar a la presidencia.

Comentó que “todos tienen derecho a conservar el optimismo” y precisó que no se trata de alianzas ideológicas, sino de acuerdos coherentes y donde cada uno mantendrá sus diferencias. Lo importante, remarcó, es buscar el consenso político.

Afirmó, en otro momento, que una “mesa de oposición” al gobierno permitirá el equilibrio entre los poderes del Estado porque no es bueno que todos tengan una sola dirección que sea reflejo de la voluntad del Ejecutivo porque, de mantenerla como hasta ahora, podría terminar “a capazos”.

Agregó que este último año de gobierno será complejo, de preocupación política y no se garantizaría el equilibrio de poderes ni una buena relación entre ellos.

Pristina 255