fbpx

Control simultáneo: un imperativo

Sullana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Fernando Brossard del Rosario. El fenómeno del Niño el año 1983 dejó tragedia y dolor en Sullana; experiencias como enseñanza de vida. Pero además un alcalde y regidores con requerimiento de prisión; la razón: incorrecta distribución de calaminas a los afectados.

La tragedia que hoy se vive, comprensiblemente marcan enormes dudas de la población, por ejemplo: de la calidad, de la forma, de los beneficiarios calificados, y de la oportunidad como se adquirirán y distribuirán las canastas de alimentos anunciadas por el gobierno nacional. Comprensible por los antecedentes en nuestra sociedad, por el grueso manto de corrupción acentuado y presente hoy en día, y por la propia circunstancia que facilita el acecho o la tentación criminal de robar. Comprensible duda de la población al que hay que atender. El objetivo desde todo nivel de gobierno y de la propia población es garantizar un proceso limpio, transparente, efectivo y eficiente.

sullana 1

La necesidad de un Control Simultáneo o Concurrente o sus demás variantes, desde el Sistema Nacional de Control se hace necesario y su definición no puede esperar observaciones o detalles que pueden entenderse como asomo de discrepancia si se aprueba el proyecto de ley del Ejecutivo o del presentado por el Congreso de la República.

Las ventajas de esta modalidad de control es el rigor técnico con que se ejecuta, la validez de sus observaciones, la oportunidad con que se comunica para su corrección y principalmente el acompañamiento que desde ya marca un freno para la tentación.

Sin embargo, es necesario advertir experiencias indebidas y atentatorias a la finalidad del Control Concurrente cuya finalidad “consiste en examinar de forma objetiva y sistemática los hitos de control o actividades de un proceso en curso con el objeto de identificar y comunicar la existencia de situaciones adversas para la adopción de acciones preventivas y correctivas para el logro de un buen uso de los recursos del Estado”.

Las experiencias no son buenas; instituciones que reciben los informes de control, pero pasan a sumar la cantidad de papeles sin atender; las empresas o ejecutores en cierta forma con esa complicidad “avanzan” sin corregir lo advertido con procesos indebidos, pagos de valorizaciones infladas o sin ejecución real de metrados, mala calidad de la obra o actividad, etc. Finalmente un mal producto.

Estimo que con esas experiencias las normas a implementar por la Contraloría en los próximos días o el detalle que pueda contener en su proyecto el legislativo, -el del ejecutivo no dice nada- supere esta frustración más allá de la ejecución de un Control Posterior para asignar responsabilidades de tipo administrativo, civil o penal, -que no se determinan en el control simultaneo o concurrente- se logre la finalidad y el objetivo de resultados sanos, eficientes y de calidad a la población.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255