Sullana: disponen protección inmediata a favor de servidora judicial presunta víctima de agresión por magistrada

Sullana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La servidora judicial Palmira Victoria Navarrete Izaga, quien labora en la Corte Superior de Justicia de Sullana, recibirá medidas de protección inmediata al haber sido presuntamente víctima de violencia contra la mujer y demás integrantes del grupo familiar en la modalidad de violencia psicológica por parte de la magistrada Jenny Cecilia Vargas Álvarez.

El caso se refiere a la denuncia presentada por la presunta víctima Navarrete Izaga contra la actitud de la magistrada Vargas Álvarez quien se desempeña como Presidenta de la Sala Laboral Transitoria de Sullana, quien habría agredido psicológicamente a la trabajadora, sin considerar su situación de embarazo y en consecuencia estar en condición de vulnerabilidad.

Caso violencia magistrada

Según lo resuelto por la instancia judicial a cargo de María Elvira Alvarado Reyes quien otorga medidas de protección a Navarrete Izaga, la deberá ser reubicada hacia otro órgano jurisdiccional diferente al de su agresora, a fin de “garantizar su integridad y su derecho a una vida libre de violencia”.

Asimismo, se prohíbe a la denunciada Vargas Álvarez acercarse a la agraviada “con fines de agresión en cualquier forma y en cualquier lugar que se encuentre la agraviada: en su domicilio, centro de trabajo, en la vía pública, donde realice sus actividades cotidianas o donde esta se encuentre, a fin de garantizar su seguridad e integridad”.

De igual manera se prohíbe que la magistrada Vargas Álvarez toda comunicación con la víctima de violencia contra la mujer, en todas las modalidades como “(…) vía epistolar, telefónica, electrónica; asimismo, vía chat, redes sociales, red institucional, intranet u otras redes o formas de comunicación con fines de agresión”.

En la resolución emitida por la Corte de Justicia de Sullana, se ordena a la denunciada Vargas Álvarez, el “cese de toda forma de agresión, sea física, psicológica, o de cualquier otra índole hacia la agraviada Navarrete Izaga”.

Siguiendo el protocolo que se dispone para los agresores de violencia contra la mujer, se “(...)manda tratamiento reeducativo y/o terapéutico para la denunciada (…) Vargas Álvarez en el Centro o Establecimiento de Salud de su Sector, por el tiempo que dure el presente proceso o hasta la expedición de la sentencia o resolución final”; igual medida debe recibir la víctima.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255