fbpx
21
Sáb, May

Después de más de un año, fue reabierta al tránsito principal avenida de Sullana

Sullana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La Avenida José de Lama de Sullana, es la vía principal de esta ciudad y fue destruida para cambiar todo el sistema de agua y alcantarillado y pavimentar después. Considerando la tardanza en su ejecución, la obra se encuentra en un 96% de avance y fue reabierta al tránsito aprovechando la Navidad, facilitando de esa manera una mayor circulación por las calles locales. 

Justamente, la Municipalidad indica que esta acción de reabrir se hizo para evitar el congestionamiento vehicular por fiestas de fin de año, la empresa Cementos Pacasmayo, a cargo de la obra de la Av. José de Lama, en coordinación con la Municipalidad de Sullana, decidieron reabrir toda la vía a partir de este último miércoles.

El gerente de Desarrollo Urbano e Infraestructura de la comuna provincial, Lizardo Yáñez Cesti, sostuvo que esta medida se toma con el único propósito de facilitar el tránsito vehicular y peatonal en la principal vía de la ciudad.

El funcionario edil, dio a conocer que la obra se encuentra en un 96% de avance físico, faltando solo el componente de la plazuela Grau, el cual estaría listo a fin de año. “La empresa se ha comprometido a entregar la obra la primera semana de enero. En estos momentos solo falta el componente de plazuela Grau, donde ya se inició con la colocación del porcelanato”, refirió.

Asimismo, indicó que faltan algunos remates en las fachadas de algunas viviendas, en las cuales se construirá gradas o rampas para empalmar los desniveles. Sobre las rajaduras que presentan algunas losas de la vía, el funcionario edil, señaló que antes de recepcionar la obra se tendrán que corregir.

“Tengan la plena seguridad que todas las observaciones que presenta la obra se subsanarán, de lo contrario no recepcionaremos la obra”, sostuvo Yáñez Cesti.

Público muestra primeras observaciones

No toda obra es perfecta, y así queda demostrado con la construcción de la Avenida José de Lama, la cual tiene un pavimento con una tecnología diferente a la usada regularmente; sin embargo, las mejoras se opacan cuando se obsertva cada cierto trecho obstáculos o rampas para disminuir la velocidad de los vehículos. Esta medida, es contraproducente, considerando la cantidad de vehículos que usan la José de Lama y al tratar de evadir los rompemuelles, tienden a chocar entre sí. 

Asimismo, se percibe que no existen semáforos que regulen el tránsito. Esta situación lleva a una interminable cola de vehículos que impiden el cruce de vías diferentes a la José de Lama. En las mejores ciudades del Perú, de América Latina y del mundo, los semáforos son imprescindibles para ordenar el flujo vehicular y generar una alternancia con otras vías. 

Además, en el caso de los rompemuelles considerados en esta vía, se convertirán en una traba para la circulación de las aguas pluviales en la ciudad, sobre todo en la proximidad de un fenómeno el Niño. Se desprende, que los ingenieros que han planificado esta arteria, no conocen la ciudad y por ello sus equivocaciones. 

Y por último, se encuentran la ubicación de bancas públicas; las cuales dan la espalda a la avenida generando una sensación de torpeza o poca utilidad. Para un comentarista de este medio, nadie podría sentarse en la banca, mirando la facha de las viviendas y menos frente a un inclemente sol. "Si quisieron poner este tipo de asientos, deberían haberlo hecho mirando la vía y no de espaldas" indica una dama que reside en la avenida José de Lama. 

Pristina 255