Día Internacional de la Mujer y la búsqueda de la igualdad de derechos

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Las condiciones de la mujer se han transformado en las últimas décadas, pero aún siguen presentándose casos de injusticia, de discriminación y de infracción de sus derechos humanos. Pese a su importancia, las relaciones de poder y sobre todo del machismo han permitido que grandes grietas perjudiquen una sociedad más justa, más igualitaria y sobre todo libre de violencia.

Según indica la Naciones Unidas, el tema para el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, es “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”.

Mujeres Heifer

Mujeres de Piura, aún existen retos pendientes para una plena igualdad

"Este año, el Día Internacional de la Mujer se suma a un movimiento mundial sin precedentes por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres. El acoso sexual, la violencia y la discriminación contra las mujeres han acaparado los titulares y el discurso público, con una creciente determinación a favor del cambio" precisa en su información promocional las Naciones Unidas.

Las políticas públicas para lograr el pleno respeto de sus derechos han permitido que haya logros en lo social, en lo político y en lo económico. Existe un cambio cultural y nuevos espacios les permiten desarrollarse, sus capacidades han mejorado y el acceso a la educación se ha facilitado; sin embargo, en las zonas rurales y urbanas marginales donde los cambios son más lentos.

Es en la zona rural donde el nivel de educación las limita, la parte cultural incide y se cree que la mujer tiene un rol de dependencia hacia el varón. Se mantienen tradiciones y costumbres que no contribuyen a un mejor desarrollo y cuando se casan o convivencia, su vida se encuentra determinada por las situaciones de poder del varón. Lo mismo aún se observa en los grandes cordones de inmigración que existen en las grandes ciudades.

En la economía, su mejor preparación educativa les ha permitido que busquen y encuentren empleos que antes solo se demandaban para los varones. No les es fácil, sin embargo, desde su empoderamiento han logrado abrir espacios que también, en algunas oportunidades, ha significado una remuneración similar al hombre, aunque aún no se puede generalizar.

La mujer ahora tiene nuevas opciones en la política. En la postulación se exige que haya cuotas que les permita acceder a cargos públicos y aunque la paridad existe en otras realidades, en el caso peruano aún se encuentra como tema pendiente. Se avanzó pero no lo suficiente; sin embargo, se espera que en algún momento haya procesos para lograrlo. Si la mujer constituye estadísticamente el 50% de la población, sería ilógico seguir manteniendo disparidad en este campo.

Existen otros problemas más estructurales y que pese a todos los avances se siguen repitiendo con peligrosa recurrencia. Es el caso de la violencia contra la mujer. Cada cierto tiempo, la sociedad se sorprende por la cantidad de casos subsistentes y que incluso llegan al nivel de feminicidio. Se han dado medidas concretas para prevenir, sancionar y erradicar esta situación y se estima que poco a poco se vaya obteniendo resultados.

Al ser asuntos estructurales, compromete no solamente a la sociedad, sino fundamentalmente a las instituciones encargadas en nombre del Estado, de garantizar los derechos y las obligaciones de hombres y mujeres.

En este caso, lo sucedido con Arlette Contreras es lo más censurable. Una mujer que es violentada y que pudo tener consecuencias más críticas, tiempos después el agresor termina absuelto, demostrando que existen magistrados que tienen conceptos e interpretaciones diferentes a lo socialmente correcto. Corresponde en esta instancia al superior modificar un fallo a todas luces desfavorable para los derechos de las mujeres.

En el Día Internacional de la Mujer, es importante reflexionar sobre los avances y los problemas que subsisten. Deseamos, una sociedad donde mujeres y hombres tengan igualdad de derechos, pero al mismo tiempo se requiere que la mujer tenga protección en todo el proceso de su vida. No es cuestión de normatividad, sino de responsabilidad.

Diario El Regional de Piura

Publicidad Mario Quispe Suarez