Los primeros alcaldes independientes de Piura

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

piuraERP/M.Seminario. Si hacemos una encuesta a los piuranos, sobre quien fue el primer alcalde de Piura y del Perú, probablemente habrá quienes lo sepan, me refiero a las personas del común, porque entre los lectores de la historia, y entre los investigadores, es bien sabido, que ese primer alcalde se llamó Blas de Atienza, como respondieron oportunamente con toda claridad y aplomo, la Dra. Ivonne Mansilla de Mata, y su esposo el Dr. Raúl Mata la Cruz.

Después de fundar la ciudad de San Miguel, el 15 de agosto de 1532, Francisco Pizarro se preocupó de nombrar autoridades, con lo cual empezó el cambio del antiguo sistema administrativo y político del imperio de los Incas, por el nuevo sistema occidental que traían los españoles. Pizarro designó el primer cabildo que tuvo el Perú y nombró como alcalde al capitán Blas de Atienza, personaje cuyo recuerdo está en el nombre de una calle en la ciudad de Piura, cerca al mercado, sin una mayor indicación de quien fue, falta acaso una mejor política de ciudad educadora, que oriente a los habitantes y visitantes de Piura sobre su historia y sus personajes?. Y del chilco ni que se diga ¿Cuántos piuranos han visto alguna vez un chilco? A lo sumo saben que la ciudad se refundó, trasladó y reedificó en el chilcal en 1588, pero quien ha visto un chilco, quedan chilcos en Piura?

El primer municipio hispano en el Perú, tuvo como primer asiento al poblado tallán de Tangarará, espacio sobre el que se fundó la ciudad de San Miguel, el 15 de agosto de 1532, y que después fuera trasladada a Piura (La Vieja), a Monte de los Padres, de nuevo a Piura la Vieja, temporalmente a Paita y sucesivamente al Chilcal, donde se encuentra actualmente. Andrés Durán fue alcalde de segundo voto. Regidores de este primer cabildo fueron Juan Barrientos, Rodrigo Lozano, Diego Torres, Melchor Montoya, Francisco de Zaera y el escribano Juan Mendoza. Ahora que tanto se habla sobre la fecha de la fundación, ya se habrá pensado en poner una placa en un lugar visible con los nombres de nuestras primeras autoridades municipales.

Y así se vivió durante todo el virreinato, con autoridades municipales sin intervención del pueblo, sector importante del conglomerado social, que recién empezó a participar en la elección de alcaldes desde 1812, después de la promulgación de la Constitución de Cádiz de ese año, iniciándose desde entonces, como lo recalcara el Dr. Valentín Paniagua Corazao, la práctica del gobierno representativo en el Perú. Sobre esto hemos dado cuenta en varios artículos publicados en este medio, con respecto a las ciudades de Piura y Sullana. Ahora queremos dar cuenta de los primeros ayuntamientos independientes que se eligieron en Piura desde 1821, año de la proclamación de su independencia.

Proclamada la independencia de Querecotillo el 14 de enero de 1821, el 28 de enero en casa de Teodoro Gallo del Castillo, los querecotillanos eligen a su primer ayuntamiento mixto, ya que había existido solo el de naturales, saliendo don Francisco de Paula Gallo como alcalde, y regidores, Agustín Romero Fuentes, José Meca y Manuel Quino, y como procurador sindicó general José María Arellano, secretario José Alejandro Gallo Carrasco. Esta elección fue comunicada a la junta gubernativa de Piura, la que no aprobó el proceso, argumentando que era prematura la elección, y hecha sin ninguna orden de las autoridades piuranas. Los querecotillanos apelaron la intendente de Trujillo, Marqués de Torre Tagle, quien aprobó el procedimiento de la elección del 28 de enero, de lo que se dio inmediata cuenta al general Jose de San Martín, quien también la aprobó.

Amotape también proclamó la independencia, lo hicieron después que se enteraron de la declaración del 4 de enero en Piura, para esto no esperaron comunicación oficial, la decisión ya estaba tomada, hubo 8 días festivos con funciones públicas de regocijo, y participaron también con dinero y otros donativos para la independencia nacional. De inmediato se instaló un cabildo, eligiéndose como único alcalde a Manuel Garay, quien manejó su cargo con rectitud y desinterés, y como síndico procurador se eligió al extranjero judío José Estarbuch Benjamín, procedente de Guayaquil, quien a los pocos meses se enfrentó a Garay, apoyado por Indalecio Uribe, capitán de pardos del Escuadrón de Caballería de Amotape.

En La Punta (Sullana), en 1821, los criollos destituyeron al alcalde indígena Manuel Lupú, que lo era desde el año anterior, ya que el cabildo mixto había sido suprimido en 1814. Los criollos eligieron alcalde a Francisco Maldonado y regidores a Juan Carlín, Agustín Vinces y Celedonio Jiménez. Esto generó un gran problema en el que intervino luego la Junta Patriótica de Piura reponiendo a Lupú, pese a la no aceptación de Maldonado quien tomó preso a Lupú, rompiendo sus varas de mando. Los indígenas fueron apoyados por el párroco Villalta, pero finalmente, el cabildo criollo siguió funcionando desde 1821, incorporando en su estructura a mestizos e indígenas, como la habían hecho en 1814.

Alcaldes de otros pueblos en 1821 fueron Bonifacio Sócola y Manuel Paz en Catacaos, de Frías Gregorio Velásquez, de Cumbicus Nicolás Manchay y Matías Carhuapoma, de Paita Agustín Lastra, de Morropón Manuel Romero, de Sechura José María Manos, de Huancabamba Francisco Iparraguirre, de Suyo Manuel Valdiviezo, de Colán Juan Ignacio Nore, a quien reemplazó José Santos Alemán, de Yapatera José Matías Echevarría, de Huarmaca Fermín Carrasco, de Ayabaca Pedro Calle, de la Huaca José Matías Talledo, de Tambogrande Luis Seminario, y de Pacaipampa Ignacio Flores. Estos alcaldes actuaban también como gobernadores en sus respectivas jurisdicciones.

Miguel Arturo Seminario Ojeda: Director del Museo Electoral y de la Democracia del JNE.

Pristina 255