Mujeres de Piura

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

carlota ramos santolayaERP/M.Seminario. Anteayer celebramos el Día Internacional de la Mujer, diversos actos se realizaron en todo el mundo, en los diferentes espacios urbanos de Piura también lo hicieron, sin embargo nos preguntamos, realmente cabe la memoria para tantas mujeres que deben ser recordadas.

En Piura han nacido mujeres de huella perdurable, que han dejado una estela en todos los campos del quehacer humano, y muchas que no han nacido en esta tierra de algarrobos, han trabajado y trabajan por ella desde sus propias capacidades y talentos.

Hoy no podemos olvidar a la capullana, doña Isabel de Sechura, y a la capullana de Sócola en Sullana, quien a través de sus descendientes, la familia Nole, mantiene vio el espíritu de las mujeres tallanes del Valle del Chira.

Si miramos a las piuranas desde la política, el primer nombre que nos viene a la memoria es el de Carlota Ramos de Santolaya, primera diputada por Piura en 1956, y una de las primeras diputadas en el Perú, en un tiempo donde la mujer no tenía el acceso a la política como existe actualmente. En este espacio también se asoma Josefina Ramos de Cox, quien si bien se destacó en el campo de la arqueología, también incursionó en política, su nombre ha quedado para siempre en el Museo de Arqueología de la Universidad Católica. Y una piurana de amplia experiencia política en todo el país, es María Cabredo de Castillo, miembro destacado del Partido socialista que fundara su esposo, el líder político, Luciano Castillo Colonna. Después de ellas, no son pocas las mujeres que incursionaron en el campo político, destacándose entre ellas, Nedda Bel Yacksetig, consejera regional en dos periodos de gobierno regional.

En el campo de la educación, Amalia Carnero Checa de Ruiz, piurana con alma sullanera, se destacó como la ilustre sanpedrana que desarrolló su labor educativa en Sullana, llegando a ser la primera directora de la Escuela Normal de esa localidad. En este campo queda también el registro de su hija Marcela Isabel Ruiz Carnero, quien con méritos propios ha dejado su propia huella en el campo de la educación inicial. Justo es, dejar un reconocimiento a Manuela Arellano Roa de Negrini, mujer destacada en el campo de la educación inicial, y en el quehacer cultural infantil, al haber permitido que en la década del 60, funcionara en su casa la primera Biblioteca Infantil de la ciudad de Sullana. En Piura, son muchas las generaciones que recuerdan a doña Pepa Castro, educadora de generaciones.

La poesía, campo tan fértil y tan fecundo en Piura, se destaca a través de Lola Cruz Merino de Acha, la primera folklorista de Piura nacida en Sullana, quien a través de una obra poética, prosa y teatro, es parte del alma colectiva de los piuranos. En este mismo espacio también contamos a Bertha Núñez de Sandoval, exquisita poetisa, quien no cesa de crear, a partir del talento que Dios le ha dado; y a Carmen Arrese Pacherrez, fina poetisa que con varias entregas literarias se ha ganado un espacio propio en las letras regionales y nacionales.

La poesía tiene en Piura a Elvira Castro de Quirós, cuyo solo nombre basta para sintetizar en ella un trabajo de creación y rescate de lo piurano, autora de varios libros, y de "Motitas de algodón", que saldrá a la brevedad posible. Rosa Larrea de Fernández, la inolvidable Lerline, perdura a través de "Perlas sueltas" e "Hilos de Ruby". Nombrar aquí a todas las mujeres de Piura destacadas en este quehacer es imposible, son muchas y de gran talento, como las talareñas Gloria Renée Burneo Seminario, y su hermana Lina Burneo Seminario, quien con el seudónimo de "Coralina", publicó incluso en el extranjero. Las huancabambinas Clorinda Sidia de Palomino y Carmen Rosa Jibaja de Adrianzen son dos prolíficas creadoras de la sierra huancabambina. En tambogrande Magdalena Chirinos expresó su sensibilidad a través de la poesía.

carlota ramos santolaya1Hoy rendimos homenaje a Hilda Ramírez Arellano de Mendoza, cuya sensibilidad se refleja en las pinturas y su identificación con el quehacer cultural, tanto como la sullanera Rosa Magdalena Vargas Quevedo de Basurco, primera sullanera, y quizá la primera piurana egresada de la Escuela de Bellas Artes de Lima, en la década del 20 del siglo pasado. Años después radicó en Sullana, la pintora Pilar Araujo de Zegarra, doctora en el campo de la medicina, con gran emoción social. Lugar especial lo ocupa la Dra. Ivonne Mansilla de Mata, una de las pocas pintoras que a través de su obra nos conecta con el pasado piurano, al dedicarse a recrear a través de la pintura, las huellas de nuestra historia.

No quedan fuera de esta lista, Ana María Hougthon Checa de Bel, Adelinda Merino de Cruz, Tadea Orejuela, Elba Cruz Campos, Teodolinda Villalobos de Cruz, Juana Calderón de Pizzorno, Ofelia Agurto Mejía, Carmen Arguelles de Manrique, Juana Matilde Cortes de Beer, María Eugenia Burneo Cardó, Linda Cruz Merino de Saik, Amparo Tizón Cruz, Rosa Natalia Carbonell, Lily Cuculiza de Schaefer, Marietta Águila Calderón, Lilie Hurtado Vargas Machuca de Léon Seminario (la primera obstetriz graduada de Piura), Petronila Peña Acaro, Carmen Cruz delgado, Luisa Chulli Castillo, Esther Seminario de Vera, Flora Córdova de Talledo, y Herminia Cruz Céspedes, entre otras tantas piuranas.

En esta lista, es imposible no mencionar de Piura, a "Las peladas Valladares", "las Negras Pitter", "Las Morrongas Angeldonis", "La Zapiroco", y otros tantos nombres que son parte de su memoria colectiva, como lo son en Sullana, Hilaria Olivares de Coloma e Irene Ordinola Zapata, la famosa "Zamba Irene", en el arte culinario. "La Pascualita", y Jovita Palomino de León dejaron tradición en el arte de la fina dulcería. Desde aquí nuestro homenaje a todas las mujeres de Piura, dignas de la tierra en que han nacido o de la tierra que las cobijó y alberga.

Miguel Arturo Seminario Ojeda: Director del Museo Electoral y de la Democracia del JNE.

Pristina 255