fbpx

Un bicentenario de gloria: Belgrano un héroe argentino

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Miguel Arturo Seminario Ojeda. En cualquier lugar del mundo, los padres de la patria nunca mueren, viven para siempre, se les recuerda a perpetuidad, pese a los revisionismos de la Historia, que siempre están dando nuevas luces a la verdad ya conocida. A cada instante vemos y leemos, que el trabajo heurístico aumenta, que nuevas verdades están presentes, para fortalecer el prestigio bien ganado, por hombres y mujeres, que a veces no fueron comprendidos por los demás en el tiempo que les tocó vivir.

Toda América venera a sus héroes, hay actos que son tradicionales, que se repiten cada año, pero cuando se acerca una evocación trascendente, como la que vive hoy la Argentina, asociada al Día de la Bandera, la evocación se manifiesta acelerándoles el corazón a miles por hora, porque hoy es el Bicentenario del Fallecimiento de uno de los grandes, de los mayores valores de la Argentina, de la figura de don Manuel Belgrano.

En este medio digital hemos publicado varios artículos sobre fechas trascendentes para la Historia, que por la situación actual del mundo, no han podido celebrarse como se debe, centenarios, sesquicentenarios, medio milenio, de diferentes sucesos y personajes en el Perú y en el mundo, cuyas luces han sido proyectadas a través de lo virtual, porque los diarios impresos han dado, como corresponde, muchas líneas para la difusión de los efectos de la pandemia, y previsiones de todo tipo.

En la década del 70 del siglo pasado conocí mayores detalles de la vida de este personaje, y por una gran coincidencia, mientras viví en Córdoba, en casa de la familia Carranza Yofre, ubicada en la calle Manuel Belgrano, el deseo de saber más sobre esta figura, se multiplicó; soy bachiller del Colegio de Monserrate, y rendir sobre este curso me acercó más al creador de la bandera argentina, porque la bolilla para desarrollar, fue relacionada con el accionar de don Manuel Belgrano.

Hoy, bicentenario de su muerte, lo recordamos por la estela luminosa que dejó, Belgrano sigue brillando, lo hace al compás del ondear de la bandera, asociamos su existencia a este símbolo de la patria argentina, que cuando es levantada en izamiento desde el suelo, pareciera llevar consigo el alma de Belgrano, y elevarla más y más al olimpo patriótico, donde con toda seguridad se encuentra.

Hay dos puntos que me gusta evocar especialmente de Belgrano, la hechura de la bandera de su inspiración que como mencionan María Martha Echenique Carranza desde Posadas, y me lo dijo hace unos días Elda Dibez desde Río Cuarto, es el símbolo que envuelve a los argentinos, mientras se encuentran en su tierra y cuando están fuera de ella, e indudablemente, este gesto lleva a Belgrano con ellos, en ese recuerdo por lo que dejó para la patria, con su participación patriótica en más de una batalla, en el desprendimiento y gestos de humanidad, al punto de morir pobre, con ese reloj de oro que dio en pago al médico, y que conservado para la posteridad, desapareció en el 2007, privándose a los argentinos, de este preciado bien cultural.

Y el otro punto que me emociona, es su propuesta de restitución de la monarquía incásica en el Río de la Plata, proyecto que fue desestimado en el momento que lo presentó, pero que figura representativamente en la bandera obra suya, a partir del momento que se le incorporó el sol de los incas que brilla con ella. Desde aquí, y a través de estas líneas, un abrazo a los argentinos, desde mi patria, hasta la patria de Belgrano.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255