La fundación de San Miguel; a 487 años de distancia

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. (Por Miguel Arturo Seminario Ojeda) El viernes 15 de agosto de 1532, las tierras del mundo tallán fueron testigo de un hecho sin precedentes en el mundo prehispánico, y con toda seguridad, los tallanes de ese momento, y no solo los curacas, sino, todos los que estuvieron presente, lo revivieron hasta el final de su existencia.

El historiador José Antonio del Busto Duthurburu, investigador de raíces ayabaquinas, cuando publicó sobre la fundación de San Miguel, respaldado en la investigación del doctor Miguel Maticorena Estrada, historiador piurano especializado en el siglo XVI, y en la independencia del Perú, hace conocer a los lectores, el detalle de lo acontecido, desde que Pizarro se traslada desde Tumbes hasta el río Chira, y lo que aconteció en este espacio.

El suceso fue documentado por Juan José Vega y Miguel Maticorena, también por Edmundo Guillen Guillen, pero por sobre todo, por Maticorena y Del Busto, Maticorena fueron quienes ubicaron datos importantes que dieron con acierto, mucha luz para determinar el hecho de la fundación de San Miguel, el 15 de agosto de 1532, que ahora es celebrado en su 487 bien vividos años de existencia.

Hoy se conmemoria el 487° Aniversario de la Fundación de PiuraHoy se conmemoria el 487° Aniversario de la Fundación de Piura

Pero, que hace trascendente a un hecho histórico como el mencionado?, el que esa San Miguel, surgida a orillas del río Chira, fue la primera ciudad que los españoles fundaron en el Pacífico Sur, y su quinto centenario se avecina, y su celebración será un acto conmemorado por todo el país, y seguro que los actos centrales se desarrollaran en su actual emplazamiento, sin descuidar el sitio primero de su nacimiento: Tangarará, pese al poco tiempo que la ciudad permaneció en este lugar, donde se hizo la fundación (acto jurídico basado en las órdenes que Pizarro trajo desde España), pero no se fundó, es decir no se edificó, por la preocupación que estaba centrada en la conquista.

Tampoco se dejará de lado a Piura la Vieja, ni a Paita, sobre todo a Piura la Vieja, espacio sobre el que ya se viene trabajando para recuperar la antigua trama de la ciudad que tuvo conventos, plazas, calles, cabildo, iglesias, cárcel, plaza de mercado, y todo lo que exigía un conglomerado urbano del siglo XVI, como se lee en la documentación de ese siglo.

El 15 de agosto de 2032 caerá día domingo, y será seguro una ocasión especial donde se rememorará la fundación de San Miguel, hoy San Miguel de Piura, con actos trascendentes, que se programarán con anticipación, porque la ciudad de San Miguel de Piura, así lo merece. Y bien vale la pena recordar, que cuando Juan de Cadalzo, cumpliendo órdenes superiores, planteó ponerle a la ciudad en su nuevo emplazamiento, San Miguel del Villar, fue la responsabilidad de los vecinos que prácticamente le exigieron, que la ciudad conserve su nombre, San Miguel de Piura, pese a la gratitud que mantendrían por el virrey, Conde del Villar Don Pardo, autoridad hispana, que hasta hoy seguimos nombrando.

Con toda seguridad se rememorará la fundación y la estadía en Tangarará, de 1532 a 1534; el traslado a Piura la Vieja y su permanencia en ella por 4 décadas, con los principales episodios que se han registrado en esos 40 años, eran tiempos de la guerra civil, de los enfrentamientos entre los conquistadores, y de esas luchas que polarizaron al Perú en dos bandos, los que se mantenían fieles al Rey Carlos V, y los que seguían a Gonzalo Pizarro, que de triunfar habían dado lugar a una monarquía independiente en el Perú.

Hoy Piura está como muchas ciudades, sin solución a varios de sus problemas, hace frente a las necedades de la reconstrucción, está sujeta a nuevos avatares por el fenómeno El Niño, por la falta de previsión para evitar mayores daños en el cada vez más recurrente Niño, confiemos en que este escenario cambiara, y que el quinto centenario será una ocasión memorable.

Sigue habiendo pobres, improvisación, y otras situaciones de las que solo estará libre, si tiene autoridades comprometidas, y ciudadanos y ciudadanas que apuesten por su desarrollo, la sociedad civil organizada es clave en todo esto, y dentro de ella los jóvenes serán una población clave, así como los niños y niñas, a quienes se estimulará con los valores que los convertirán en ciudadanos responsables, comprometidos con el desarrollo de la ciudad, indudablemente si los antivalores no los ganan.

San Miguel de Piura le ha dado al país y al mundo, personajes como Miguel Grau, e Ignacio Merino, ha forjado con experiencias llevadas al campo literario, a Enrique López Albújar y a Mario Vargas Llosa, por citar algunos ejemplos, pero su espacio de influencia y su propia entraña, cuenta a Hildebrando Castro Pozo, Elvira Castro de Quiroz, Carlos Augusto Salaverry, Felipe Cossio del Pomar, Carlota Ramos de Santolaya, Víctor Delfín, Luis Carnero Checa, Genaro Carnero Checa, Lola Cruz de Acha, y muchas figuras de valoración nacional.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255

Juan Manuel propaganda