La ciudad donde todo apesta

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP/N.Peñaherrera. Hace casi dos años, alguien me llamó para alertarme de algo que había encontrado en Facebook.

Un empleado asignado a la Gerencia de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Sullana había publicado en su cuenta que estaba participando en una inspección a una procesadora de pota en el Parque Industrial , cuando súbitamente se presentó una fuga de amoniaco.

Nuestro datero nos pasó una impresión de pantalla, pues la cuenta en la red social era de acceso restringido.

Nos asustaron tres cosas: primero, el riesgo que ello implicaba; segundo, el tono en que el empleado lo anunciaba como si se tratara de un paseo a Punta Sal; y tercero, que la noticia nunca fue publicada en medios.

Buscamos la versión de la Municipalidad, y se quedaron tan sorprendidos –o eso pareció- como nosotros, y, a pesar que consultamos a funcionarios, nadie nos dio razón del incidente.

El egresado de Geología, como figuraba en el perfil de la súbita fuente, dejó de publicar esas cosas, pero fue una excelente prueba para documentar cómo operan estas procesadoras que han comenzado a competir con las de etanol para ver cuál deja el aire de la ciudad de Sullana, más pestilente.

Así, mientras el hedor que se genera en La Huaca comienza por la tarde, los de factura local nos atormentan de noche. No podría decir cuál es más insoportable, pero ¿qué tal si hacemos una votación en línea?

Editores míos, ¿y si ponemos un cajoncito para elegir el olor más asqueroso de la ciudad? Las opciones serían: los desagües del Canal Vía (por el Policlínico de EsSalud), las emanaciones de la pota y las del etanol, o las del río Chira.

No entiendo por qué el alcalde Camino sigue repitiendo el sonsonete de que somos la ciudad más peligrosa cuando lo recontraevidente es que somos la más asquerosa, a menos que sus nervios olfativos tengan algún problemilla. Puede pasar.

Por lo menos y a pesar de la ausencia de jurisdicción geográfica, en el caso de las etanoleras, el gerente municipal Fernando Brossard ya dijo algo y ahora esperamos que se den los pasos para acabar con el problema, pero con tu ayuda y la mía.

Lo de la pota sí está bajo control de Sullana, así que la pregunta del millón es qué están esperando las autoridades para intervenir al respecto.

Si el problema es legal, y los abogados locales no abastecen, podemos tocarle las puertas a otros especializados en estos casos, que querrán involucrarse con mucho gusto.

Esta situación ya no merece que la pasemos por filtro 'burrocrático'. Hace años que las autoridades –OK, funcionarios públicos- debieron actuar y poner el parche 'en one'.

¿Cómo pretenden activar la economía de la segunda ciudad del departamento, si la segunda ciudad del departamento apesta, literalmente? ¿O cuál es la intención?

¿Creen que la gente pagará a gusto el autoavalúo en esas condiciones? ¿No creen que si la gente tuviera dinero, hace rato que la ciudad hubiera comenzado a despoblarse? Y si eso sucediera hipotéticamente, ¿a quién le cobrarán tributos? ¿A los chilalos?

¡Ya pues! No esperen a que el Titanic se hunda para entender que los chocoó un témpano de hielo. Actúen fuerte ahora que pueden, o cuando lo hagan, no habrá sobre quién gobernar (porque todo el mundo se les subirá a la cabeza).

(sigue al autor en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255

Juan Manuel propaganda