fbpx

Remociones policiales (Einsten, ya fuiste)

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP/N.Peñaherrera. Imagina que el sistema de seguridad que resguarda tu casa ha sido efectivo por años, y de pronto un documento establece que tienes que deshacerte de él, sin mayor explicación.

El caso es que ese documento no llega a tus manos por vía oficial sino porque alguien se enteró y te lo pasó subrepticiamente.

Encima, al leer el documento, te das cuenta que si bien lo emite una autoridad identificada, la firma que se le atribuye en una página para nada se parece a la de la página siguiente.

¿Realmente lo firmó quien debía firmarlo? ¿Realmente te incumbe si no te fue enviado por conducto regular? Y peor aún: ¿la orden, en el contexto actual de inseguridad, es lógica?

Eso es lo que estaría sucediendo en el caso de la fuerza policial que tiene órdenes de dejar Piura, pero ¿a cambio de quiénes?

Los efectivos y las efectivas son personas que tienen diferente tiempo de servicio, especialmente quienes llevan más de dos décadas prestándolos en Piura; Piensa que algunos y algunas hasta tienen nietos y nietas, sin contar toda una vida desarrollada en nuestro departamento: casa, estudios, amistades, cuentas, proyectos personales.

Y la cereza que corona el pastel: la resolución, que no ha sido aparentemente enviada aún (o hasta el cierre de este comentario) a cada persona interesada tendría dos rúbricas distintas atribuídas a la misma persona.

¡Ah! Y otra cereza: la resolución original habría sido emitida un día X, pero la copia ya estaba fiel a la original... algunos días antes. Mejor dicho, habrían superado al propio Diosito creando algo de la nada, incluso antes de la propia nada.

¡Sí! Toda una proeza que deja al relativismo general como papel higiénico usado.

¿Cómo se formó este sancochado?

El sábado, mi compañero Jason Day publicó una columna donde el presidente Ollanta Humala se estaría contradiciendo sobre quiénes se benefician con la Ley de Promoción al empleo Juvenil, Ley Pulpín para la chibolada.

¿Podría ser que a Humala le explicaron una cosa, o entendió una cosa, y firmó otra? ¿NO leyó lo que firmó? ¿Nadie se lo advirtió? ¿Qué pasó?

Si las resoluciones de reasignación policial tienen el defecto arriba descrito, ¿realmente el comando leyó lo que firmó? ¿quién firmó a nombre de quién? ¿sabían que cada resolución genera un forado en las dependencias policiales a lo largo de Piura? ¿desvestían un santo para vestir a ningún otro?

Según mis fuentes, se trataría de entre 350 a 500 policías que andarían en esa situación, teniendo que acatar una orden que aún no les habría llegado, con un aparente vicio formal, y sin un propósito estratégico (digo, uno es diferente a cero, ¿no, Einstein?)

Remover sin reemplazar con documentos probablemente inválidos: un verdadero misterio digno de serie gringa policial o de ciencia-ficción.

¿La Policía investigando a la Policía?

Bien me decían mis profesores y profesoras en la Facultad: "la realidad supera la ficción".

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255