fbpx
28
Dom, Nov

La razón de un COP Piura

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castillo1ERP/N.Peñaherrera. Mañana se inaugurará en Piura, la semana (de tres días) donde se reflexionará sobre las políticas que se están adoptando acerca del cambio climático.

La llamada COP20 es la movida mundial donde se busca delinear cómo la humanidad afrontará este proceso, y este año Perú será la sede. El encuentro se realizará en diciembre próximo en Lima.

En uno de los países más megadiversos del planeta, los problemas asociados al cambio climático también han sido tan salpicaditos como especies pueblan el 1 285 215,6 km2 de territorio nacional (¿lo puse correcto?), incluyendo a los humanos.

Y aunque los medios nacionales se han concentrado en la desglaciación (porque el agua de Lima depende de los nevados), la verdad es que no toda la ciudadanía conoce de qué manera el cambio climático afecta su vida diaria. En consecuencia, lo ven como un proceso lejano, o rural en todo caso.

Incluso, asumiendo que se trata de un fenómeno rural, la gente todavía no es consciente que las ciudades sobreviven porque existe el campo, y ahí está un primer punto a reflexionar: cuánto perdemos en temas de nutrición, principalmente, por cada nuevo metro cuadrado de cemento que celebramos.

¿Y qué tal si se trata de cien metros cuadrados de cemento, es decir una hectárea?

Toma tu wincha y compruébalo directamente.

No niego que la vivienda es un derecho humano, una necesidad. Pero, ¿se ha medido el costo beneficio de la expansión urbana?

¿También se sabe cuánto cuesta dotarla de servicios? Para comenzar agua y alcantarillado, luego manejo de residuos sólidos, luego generación de energía, luego acceso a salud y educación, transporte de bajo impacto ambiental, respeto y protección de áreas naturales y culturales reservadas, fuentes de agua, bosques, el resto de la flora y la fauna de la que depende...

No estoy hablando del mundo, ni del millón y pico de kilómetros cuadrados que tiene el Perú; menos de los 36 mil y algo más que tiene la región; hablo de los cuatro mil y centenas que tiene la provincia de Sullana, porque cuando quieras hablar de cambio climático, no te vayas a la Antártida ni a Groenlandia: comienza por casa.

Espero que estos días de COP Piura, como se ha llamado el evento localmente, no sea otra ociosa reunión social, ni una oportunidad de lucimiento para los afanes personalistas de un ex militar (que espantó a más de una ONG local), sino un espacio para que pensemos qué vamos a hacer en concreto para revertir la situación.

Y en Piura tenemos varias amenazas que nos pasarán factura pronto: concesiones mineras en los páramos, aparente depredación de fosfatos en el desierto, apetito hidrocarburífero, inexplicable muerte de especies marinas por razones aún no determinadas, contaminación de los ríos (no solo del Chira), abuso de agroquímicos al costadito de parcelas orgánicas, la roya del café, la contaminación sonora, el casi invisible tráfico de suplementos alimenticios (¿son suplementos realmente?), etc...

La llave para entender y resolver todo esto, y donde debe concentrarse cada centavo y esfuerzo tiene una sola palabra: ciencia.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255