fbpx

103 ("Mayurminti discunuzcu")

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castillo1ERP/N.Peñaherrera. Cuando hablamos por teléfono, uno de mis amigos tiene una costumbre: cortar la llamada siempre que pasa por el parque Huamán de los Heros.

"Hay unas caras que no me miran con buenos ojos", suele ser su expresión.

Y como si se tratara de un cohete ingresando a la ionosfera, toda comunicación se corta hasta que llega a su casa y podemos reanudar la charla con toda tranquilidad, a menos que se caiga la señal de Movistar.

Es paradójico que el parque dedicado a la memoria de quien cabildeó para que se creara la provincia de Sullana sea un foco de riesgo para la ciudadanía.

Es una irrespetuosa consideración a la gente de Huancabamba –a quien representaba el entonces diputado Benjamín Huamán de los Heros- que influye o ha influído en el desarrollo local. Y por si acaso no es franeleo con el director de este medio, voy avisando. Sigamos.

Fue el cabildeo de Huamán de los Heros, el que permitió pasar la Ley 1441, un 4 de noviembre de 1911, que permitió la creación de Sullana. La rúbrica del presidente Augusto B. Leguía hizo el resto.

¿Cuánta gente sabe esto?

¿Seríamos capaces de permitir el pintarrajeo inmisericorde de la casa de nuestros abuelos, si les queríamos mucho, al punto de deslucirla?

(Bueno, mi amigo terminó yendo a visitar la tumba de su abuela, en pleno estado de ebriedad; pero ésa es otra historia.)

Eso es lo que estamos haciendo, exactamente, con ese parque... y con muchos espacios públicos que honran la historia de la provincia de Sullana.

Desconocemos mayormente (o como diría mi amiga Luisa, "mayurminti discunuzcu, siñorsh"), y eso explica que nos dé lo mismo si el sitio es seguro, si está limpio, si vale la pena pasarse un tiempo descansando, conversando o ideando cosas interesantes.

Y en el colmo, todos los barrios donde se han chantado los nombres de los alcaldes de nuestra historia contemporánea son los lugares con mayores necesidades en el área metropolitana. Mal de muchos, consuelo de tontos.

¿Alguien recuerda a Maizabilca, tiene idea de dónde quedaba el templo de Kerucottkilla, o cuán sepultado está el Camino Inca de la Costa, o qué significan esas huacas que hace unos años hallamos en el Alto Chira, o porqué Chalacalá es un nombre clave en la historia afroperuana (mito incluído)?

"Mayurminti discunucimus". Ésa es la realidad.

Hemos perdido contacto con nuestra identidad provincial, y eso explica que un nombre célebre para Sullana sea sinónimo de tensión, angustia, o miedo.

Que hoy no sea fecha para emborracharse ni perder el sentido. Hoy no necesariamente debería ser día de fiesta (sorry, promotores) ni de algarabía sino de reflexión acerca de cómo remontamos nuestros problemas que se fundamentan en dos ejes clave: educación y salud. Como digo, no inventemos la pólvora.

"Mayurminti discunuzcu" no es una opción. Es una respuesta deplorable.

Ojalá que en unos días más, mi amigo, cuando pase por Huamán de los Heros, me diga: "Oye, no sabes qué hermoso se ha puesto este parque... ¿te recojo y venimos a conversar acá, en vivo?"

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255

Aviso de publicidad