fbpx
23
Sáb, Oct

¿Qué has perdido por decir la verdad?

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP.N.Peñaherrera. Anoche, bien tarde, conversaba con uno de mis amigos luego de ver un episodio de una de mis series favoritas.

En la escena final, el protagonista debe afrontar el hecho de que uno de sus seres más queridos ha fallecido, tras dedicarle años buscándole con la esperanza de hallarle con vida.

A pesar de la dolorosa realidad, el cuadro fue planteado con una dulce belleza y una musicalización que parece de otro mundo, que a mí no me quedó otra que conmoverme en una rara mezcla de tristeza y tranquilidad.

"¿Qué has perdido por decir la verdad?", le pregunté a mi amigo.

"En realidad, he ganado más que perdido", me contestó tras segundos de reflexión.

Me recordó que cuando dice la verdad, la primera reacción de la persona es el rechazo; pero, conforme las cosas se tranquilizan, la razón aparece y la otra persona termina aceptando lo que al inicio le costaba conciliar.

Dicen que la política se basa en las mentiras con tal de conseguir aceptación o popularidad; pero, en algún momento, esa mentira se desbarata, y el efecto es mucho peor que si se hubiera decidido afrontar la realidad de las cosas, aunque afecte esa popularidad.

Ahora bien, ¿estamos preparados y preparadas para aceptar la verdad aunque no nos guste?

Conversaba con un abogado sullanero que somos especialistas en tener nuestro marco jurídico individual, al punto de que, si nos dejaran, en Perú nos regiríamos con 30 millones de constituciones políticas más sus respectivos códigos, desconociendo la existencia de una sola versión de todo ese marco jurídico.

Por eso es que luego nos metemos en problemas, aunque no entendamos por qué "las leyes son injustas" con nosotros y nosotras.

¿Cuántas campañas políticas nos han dicho la verdad sobre lo que dicen que harán y lo que efectivamente harán?

¿Cuáles son promesas vacías y cuáles serán las realidades concretas?

¿Cuánto sentido le hemos dado a la palabra 'transparencia'?

No es una disquisición filosófica para perder el tiempo. Son momentos realmente provechosos a los que deberíamos someternos en silencio y sin presiones externas de ningún tipo, para tomar las decisiones correctas.

Quedan tres semanas para votar. ¿Pedir que se actúe con la verdad es mucho pedir?

No temamos a la verdad, aunque duela. Así, podremos expresar como el protagonista de la serie que vi: "Estoy bien. Estoy libre".

(Sigue al autor en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255